Jazz y coplas no son vertientes musicales que usualmente se crucen en una esquina. Por el contrario, suelen circular por carriles distantes. Eso, hasta que la perspectiva desprejuiciada de dos artistas coinciden en un mismo escenario. Entonces pueden pasar cosas como "Siento norte", un disco de Martín Misa donde el jazz es el anfitrión y la copla la principal convidada, en la voz emblemática de Mariana Carrizo.

"Siento norte" Será presentado hoy a las 20 en El Teatrino (Aniceto Latorre y Alvear). Es el primer trabajo discográfico de Misa (batería) y contó con la participación de músicos de primer nivel, como Fefe Botti (contrabajo), Pablo Ledesma (saxo alto y soprano) y Juan Pablo Mayor (trompeta y flugel).

El disco pone a dialogar con esa energía distendida que suele impregnar cualquier encuentro de amigos, el jazz iluminado de Misa, Botti, Ledesma y Mayor, y el canto omnipresente de Carrizo.
El encuentro nace -quizá- de una mínima -y fundamental- coincidencia: tanto el jazz como la copla están atravesados por la libertad, la espontaneidad y el dulce vértigo de la improvisación.

"La idea es hacer un concierto de música de jazz y de música libre, y tratar de ponerle un poco de la raíz salteña porque es el lugar donde vivo hace doce años", le comentó Martín Misa a El Tribuno.
El músico estudió en un conservatorio de Buenos Aires y hace poco más de una década se radicó en Salta, luego de ingresar a las filas de la Orquesta Sinfónica. "Vine contratado por una semana y me quedé a vivir", dice el percusionista.

El nombre del disco, "Siento norte", es mucho más que una alusión cardinal o geográfica.
Es un disco inspirado y marcado por la poesía de Jacobo Regen, la magia del Cuchi Leguizamón, la hondura de las coplas populares y los nuevos compositores del jazz. "Además, el norte es un horizonte marcado por un concepto de improvisación, una mezcla de culturas, raíces y estilos que dan forma a este disco de jazz argentino", precisó Misa.

Sobre el momento exacto en que la coplera sancarleña se subió al insospechado tren del jazz, Martín relató: "Con Mariana somos amigos desde hace varios años. El año pasado ella se sumó al Festival de Jazz y desde entonces veníamos hablando sobre hacer algo juntos y el disco fue una primera gratificante estación. Ella es la más grosa en lo que hace y nosotros queríamos sumarla en unos temas. No tenemos barreras para hacer este tipo de música. Todo se puede", sostuvo Misa.

Carrizo también describió su experiencia en "Siento norte": "El sonido de la caja es como un latido de la tierra. Tiene un espíritu que invade cualquier género. Para mí fue maravilloso participar del disco. La música experimentada con estos amplísimos márgenes de libertad funciona como un remolino envolvente".

"La copla es absolutamente libre y sensorial. Tiene la libertad propia del viento. La memoria colectiva que habita en el coplero le hace sacar la copla justa en el momento justo. Es lo que me pasó en este disco", agregó.

Sobre las coincidencias musicales entre coplera y jazzeros, Misa remarca: "La única herramienta para hacer este tipo de música es creer en lo que estás haciendo. No hay un parámetro métrico, armónico o instrumental. Va más allá de eso. Es un trabajo pensado con total libertad y sin prejuicios. Precisamente, animarse a todo es lo que hace grande a Mariana", expresó.

"Mariana con la caja es tierra y nosotros, tocando jazz, somos aire. Esta noche trataremos de hacer un lindo show en vivo. El disco es un buen registro, pero en el jazz lo más interesante es el vivo. No hay con qué darle, tiene una energía muy particular", concluyó el baterista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora