Karina Jelinek está lista para volver a ser una mujer libre de ataduras conyugales después de decidir renunciar a los bienes que le corresponderían en su divorcio de Leonardo Fariña, quien está preso por evasión fiscal y fraude.

"Renuncio a los millones para poder divorciarme. ¡Me cansé de pagar tanta plata a los abogados y de seguir un juicio que quizás nunca se termine!", espetó Jelinek en una conversación con el Diario Muy

"La gente piensa que Leo me dejó una fortuna, pero lo único que me quedó de mi matrimonio fueron deudas", disparó la morocha de 33 años, que se mostró híper sexy este viernes con una foto en Instagram donde se la puede ver en tanga.

Jelinek anunció que dejará el departamento de Avenida Libertador que ocupaba con Fariña y por el que tanto luchó. En vez, la morocha se instalará en una casa en Barrio Parque que le prestó una amiga, según contó al diario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora