Si Jennifer Aniston (45) gana el Globo de Oro a la mejor actriz dramática por "Cake" (película que también produce), si además opta al Oscar como se apunta en Hollywood; si finalmente Justin Theroux (43), su novio desde 2011 la lleva al altar, habrá cerrado quizás el ciclo más importante de su vida profesional y personal.

Hay que recordar que su bella sonrisa se heló cuando en enero de 2005 anunció el final de su matrimonio con Brad Pitt, quien la dejaba por Angelina Jolie, cuestió que le llevó años de terapia superar.

Aniston, que ya obtuvo un Globo de Oro en 2003 por su papel de Rachel en la inolvidable telecomedia "Friends", ha dejado atrás su vida en California y se ha instalado en Nueva York, donde su prometido rueda la serie de HBO "The Leftovers".

En una reciente entrevista del diario español ABC, la actriz señaló que "Existe una idea preconcebida de mí y mucha gente espera algo que no puedo dar, porque la realidad es que me parezco poco a los personajes que interpreto. Pero de eso se trata mi carrera. Soy actriz, tengo acceso a muchos personajes locos que viven en mi cabeza y a los que de vez en cuando les doy la oportunidad de escapar".

En otro tramo de la charla y consultada sobre su eterna juventud, Jennifer dice que "Dormir, es mi gran secreto. Duermo muy bien, hago ejercicio, me pongo mis inyecciones de B12... También es importante no mirar hacia el futuro, no vivir permanentemente deseando algo que se encuentra más allá. Yo estoy ahora contigo en esta habitación y estoy aquí presente con el cuerpo, con el pensamiento y con el deseo. No pienso las cosas demasiado. Lo único que me preocupa es, antes de subir a un avión, saber si podré dormir. Me gusta vivir en el presente y, de vez en cuando, ¡tomarme un dry martini!".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora