Después de la tormenta, Daniel Osvaldo y Jimena Barón realizaron una producción de fotos cool en donde el futbolista se mostró muy rockero -fiel al estilo y look que lo caracteriza- y la actriz, muy sexy.
La semana pasada fue tormentosa y mediática luego de que surgieran los rumores de que el jugador había hecho "una fiestita en la concentración de Boca", versiones que la pareja dejó de lado y ella decidió no creer y no confiar en su novio. Tanto es así que el jueves en La Bombonera fueron protagonistas por el amor que se dedicaron después del golazo que convirtió Osvaldo en la Copa Libertadores.
"No somos los Beckam argentinos... apenas dos chicos de barrio", confiesa la pareja que suele visitar a diario a la familia del futbolista en Lanús, en donde comparten asados familiares y Jimena junto a su hijo Morrison también han ido al comercio de su suegra.
Después de dos años en Europa, Daniel cumplió su sueño de jugar en Boca y ella está con muchas ganas de volver a trabajar, al menos durante el tiempo que estén en Argentina.
"En nuestro amor fue todo un torbellino. Todo muy fuerte desde el arranque. Decidimos convivir casi cuando recién nos conocimos y después quedé embarazada y nació Morrison", confiesa la actriz para la revista Gente, después de la producción.
"Si Jimena no venía para Italia yo me volvía. Después de conocerla supe que no podía vivir sin ella", asegura, enamoradísimo el futbolista que logró 'escaparse' de la pretemporada de la Roma -equipo donde jugaba en aquel entonces- para viajar a Argentina y tener el primer encuentro con la actriz. "Hablamos diez días sin parar, me obsesioné con ella y la vine a ver', explica sobre su aventura romántica.
Sobre los rumores del comportamiento de Osvaldo en la concentración de Boca, Jimena, muy segura de su novio, aseguró: "Sé quién es Daniel, el hombre que tengo al lado y todo el esfuerzo que hizo para venir a jugar a Boca. Solo un estúpido puede pensar que va a tirar todo por la borda por el sacrificio que hicimos".
Durante la producción, él toca la guitarra y ella posa sexy para las fotos. Él habla de rock, ella de actuación y revelan que tienen devoción por su hijo. Se besan delante de la lente del fotógrafo y aseguran que son muy apasionados.
"'Hablamos mucho de casamiento porque los dos tenemos ganas, pero no es algo urgente. No lo vamos a hacer a las apuradas. Tenemos que encontrar el bache para poder disfrutarlo con todos. Los chicos de acá, Victoria y María Elena", explica Daniel sobre sus hijas que viven en Italia, fruto de su relación anterior, y Gianluca, su primer hijo.
"En un mes vienen las chicas a Buenos Aires y por primera vez van a estar los cuatro hermanos juntos. Estamos esperando el día y queremos tener esa foto", cuenta con entusiasmo el futbolista.
Jimena y Daniel sueñan con agrandar su familia y tener otro hijo. "Uno más sería genial", asegura él, mientras que ella es un poco más cauta: "Estaría bueno que Morrison tenga otro hermanito, pero pará un poco. No queremos ir tan rápido".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora