Como salido de la gran pantalla, el reconocido actor sorprendió a propios y extraños al pasearsepor las calles del gran Buenos Aires, como un transeúnte cualquiera. Luego del furor que causó entre los vecinos de Castelar, el artista se detuvo en un negocio para comprar medialunas. El pastelero que atendió a la estrella de Hollywood reveló que lo estaban esperando: "El manager de John Travolta es el primo del dueño del local".

El empleado comentó que el intérprete de "Pulp Fiction" llegó al país el domingo pasado para celebrar el cumpleaños de su representante, Robbie, con quien mantiene una entrañable amistad: "Tienen una relación de 15 años. Viajaron a varios lugares juntos, como Hawaii", destacó.

Asimismo detalló que Travolta estuvo una hora en el local, y comió cuatro medialunas con pastelera mientras charlaba y tomaba café. "No le cobramos, fue invitación de la casa", explicó.

Además, dijo que John estuvo acompañado por tres guardaespaldas que dejaban pasar de a uno a las personas para que se sacaran fotos con él. "La sorpresa de los vecinos de verlo ayer acá, nadie creía, pensaban que era un doble. Todo el mundo gritaba 'I love you'".

Por último, el panadero señaló en TN que como en "Fiebre de sábado por la noche", Travolta bailó en el local: "Hizo un pasito acá, bailó. Una chiquita le preguntó si bailaba, le preguntó si hacía un paso americano, tipo tap".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia