Johnny Depp parece haber aprendido mucho de la mano de Tim Burton. Y ese conocimiento adquirido no sólo se reduciría a lo puramente artístico ni a la sapiencia sobre los oscuros mundos que el director suele visitar en cada una de sus películas, sino también a la capacidad de contar historias.

¿No lo creen? Bueno, presten atención a la cara de póker con la que esgrimió una delirante excusa para justificar su ausencia a una conferencia de prensa.

El actor se encuentra de visita en Tokio, promocionando su último film, Mortdecai, y fue con su novia, Amber Heard. Fue recibido con mucha alegría por sus fanáticos nipones, que se agolparon en el aeropuerto para saludarlo cuando arribó y, luego, se dedicaron a seguir con atención cada uno de sus pasos. Sin embargo, fue el gran ausente en la conferencia de prensa prevista para el martes, y los organizadores se limitaron a aducir que Johnny se encontraba "indispuesto".

Convocado para una nueva presentación, el actor quiso pedirle disculpas a la prensa y a sus seguidores por la desprolijidad... aunque recurrió a una extrañísima excusa para justificarse: "Estoy un poco engripado, pero ese no fue el verdadero motivo por el que no estuve acá. Ayer por la mañana fui atacado por un animal muy raro, pocas veces visto, llamado 'chupacabra'. Luché contra él por horas, porque son muy persistentes, muy malvados", adujo, mientras los presentes reían y la traductora intentaba hacer su trabajo.

"Estoy bastante seguro de que vino en mi valija. Lo arrojé desde el piso 23, así que nunca volveré a verlo. Gracias por su comprensión", concluyó Depp mientras se mostró muy simpático con sus fans japoneses y hasta se arrodilló para firmar autógrafos.

¿Habrá sido un chiste muy rebuscado o el efecto de sus adicciones?


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora