Luego de un tiempo alejado de los escenarios salteños, nuevamente anoche cantó en Salta Jorge Rojas, la voz de Santa Victoria. Hijo de una tradición en el folclore, Jorge Rojas subió al escenario montado por Edesa -que organizó el recital y contó con su presencia y la de Los Tekis para el evento- en el predio del Centro de Convenciones de Limache.

Antes de que largara sus primeros acordes, ya se notaba el nerviosismo de sus seguidoras al momento de comenzar a colmar el predio del campus que rodea a las carpas que contienen a los diferentes expositores que participan de Ferinoa 2015.

Realmente el espectáculo que ofrece Jorge Rojas busca explotar todas las posibilidades que ofrece el folclore. La expresión de los bailarines, la banda y los hermanos de Rojas coinciden en hacer que el público instantáneamente comulgue con la propuesta.

"¡Jorge Rojas para siempre!", gritaban sus fans llenas de suspiros y emoción.
Las coreografías son precisas y explotan la masculinidad de nuestras danzas nativas, sobre todo el malambo, al que ejercen con bastante exactitud.

Secundan a Jorge sus hermanos Lucio y Alfredo, que ponen sus voces en cada canción, dejando siempre el protagonismo a Jorge. Es que el canto les viene desde la cuna, escuchando cantar a su padre, donde Lucio Rojas, que en la finca de Marca Borrada en Santa Victoria, es uno de los últimos grandes gauchos que permanece tierra adentro.

Jorge no dejó pasar la oportunidad de hablar de la Fiesta de la Cultura Nativa, encuentro que lleva adelante con fines solidarios, desde hace varios años, en el Chaco salteño. Jorge habló de lo que significa esta acción en su vida artística y personal, y la de toda la gente que se involucra en el evento.

En uno de los momentos más emocionantes de la noche, como sorpresa, subieron al escenario los chicos de la Orquesta del Hogar Escuela para acompañarlo en una de sus canciones más emotivas.
Más de una de las fans rompió en llanto al ver a su ídolo rodeado de los niños que pueblan la vieja institución del Parque San Martín.

Al finalizar el tema, todos los chicos saludaron con los instrumentos en alto, agradecidos por la oportunidad de compartir el escenario con una de las figuras actuales del canto popular argentino.

Claudia, su directora, le ofreció a Jorge Rojas un violín. "No nos sobra", contó. "Los chicos saben que nos cuesta mucho obtener un instrumento así, pero de todas maneras en agradecimiento queremos que Jorge se lo entregue al chico que él crea que se lo merece en la Fiesta de la Cultura Nativa", señaló la directora.
Luego, la Rojas le fue difícil abandonar el escenario, ante el imparable cariño de sus seguidoras. Pero ya venían Los Tekis, que le pusieron la fiesta final a la noche de Ferinoa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora