Con 25 años de vida, la Universidad de la Tercera Edad es un lugar de encuentros, o al menos de descubrimientos. Esto se puede ver con el grupo teatral de los "Jóvenes grandes" que puso en escena "Explosión de Risas" en Casa de la Cultura, en homenaje a su desaparecido director Pedro Olivera.
Se trata de una experiencia que comenzó siendo sólo para mayores, pero que fue tornándose de a poco como un lugar de encuentro para varias generaciones.
De esta manera, hoy podemos ver actores y actrices cuyas edades oscilan entre los 14 y los más de 80 años. Así, personas que nunca habían tenido contacto con este arte, pueden asumir otras personalidades y a través de sus personajes, conocerse a sí mismos y sobre todo divertirse.
Siempre jóvenes
"Esto es algo para lo que no hay edad", aseguró Elsa Agüero. Justamente, el director de la Universidad Abierta de la Tercera Edad, Hugo Olivares, recordó que la Unate no sólo es un espacio para adquirir habilidades y conocimientos, sino también un lugar de encuentro donde los adultos mayores hacen nuevos amigos y comparten sus vidas.
"El grupo nació hace tres años, primero como un taller teatral para personas grandes", cuenta Iris, una de las abuelas del grupo, que disfruta de los ensayos, la memorización de guiones, la improvisación y la puesta en escena. Todo esa parafernalia que se reúne en torno a la actividad teatral.
Un buen día, luego de llevar a escena algunas de las experiencias que se habían propuesto concretar, en 2013 el Municipio capitalino los invitó a realizar una experiencia de intercambio con jóvenes de colegios secundarios en el programa "Arte y vivencia".
"Esa prueba nos encantó a todos, porque las diferencias de edades nos movilizaba a encontrar nuevas formas para comunicarnos. Y en realidad después la pasamos genial", dice Miriam Gamarra.
El recorrido fue por varios colegios capitalinos y fue el preámbulo de un cambio que todavía disfrutan con cariño y con renovadas ganas.
Pedro Olivera, el director del grupo de teatro, había comenzado a filmar "Hermanas" y desde el grupo teatral se convocó a una selección de actores de la que participaron los chicos que habían hecho el intercambio con los abuelos. "Es que habíamos tenido una buena relación y la idea de hacer algo juntos fue creciendo y se consolidó en esta película", cuenta Elvira Valeriano, ex profesora de castellano y que actualmente sigue teatro como una manera de hacer literatura también. Actualmente, gracias a esa unión, "Jóvenes Grandes" es el único grupo de la Unate que integra a los jóvenes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora