Los "Juegos de ñaupa" no desaparecen y siempre están vigentes, porque para los chicos lo importante es jugar, sin importar épocas ni lugares. La estimulación de la imaginación es el objetivo, algo que sobra a la hora de jugar.
Este taller, que se dicta en la Biblioteca Provincial los martes y jueves de la mano de María Fernanda Rossi, cobra fuerza e integra a chicos desde los 6 años hasta los 12.
Rossi es autodidacta y se dedica a la literatura infanto juvenil. Con cuatro libros escritos desde 2010 creó este taller y otro llamado "La pluma mágica", un cuenta cuentos que se traslada semanalmente al Hospital Materno Infantil.
Ambos talleres comenzaron el año pasado en Pro Cultura Salta y este verano se incorporaron al ciclo gratuito "Cultura entre todos" como una opción para quienes vacacionan en la ciudad y en localidades del interior. "No solo aprenden el significado de ñaupa, esta palabra quechua que remite a lo antiguo y que es importante rescatar, sino que los chicos pueden conocer cómo jugábamos antes, algo que siempre se preguntan en un mundo totalmente informatizado como el que ellos viven ahora", explica Rossi mientras los pequeños talleristas, papel y lápices en mano, dibujan lo que interpretan. Todo después de jugar a la rayuela (o el tilín campana, para los mayores de 50 años), en la que no solamente se tira un tejo sino que los grupos crean su propio recorrido y entremezclan dichos y refranes, particularmente aquellos que involucran animales. "Si te toca el refrán 'A caballo regalado no se le miran los dientes', además de hacer una comprensión del significado, los chicos harán la rayuela relinchando como un caballito. Y es muy divertido".

Sin diferencias de edad
La pregunta ineludible es cómo compatibilizar el gusto por el juego de los niños de 6 años con los de 12. "A la hora de jugar no hay diferencias de edad. Hemos tenido adolescentes de 15 que concurren porque acompañan a sus hermanitos y se enganchan más que los chiquitos. Formamos grupos de hasta 30 chicos y la integración es sorprendente, en muchos casos con los padres y abuelos", dice Rossi.
El taller provee los materiales para los dibujos y collages y en el interior las municipalidades aportan lo suyo.
"No hay que subestimar la fantasía e imaginación de los niños, sino alentarlas a nivel lúdico. Quienes son creativos tendrán más facilidad para interpretar textos, incorporan nuevos conocimientos y logran una mejor resolución de problemas. Esto se nota en el rendimiento escolar porque el aprendizaje es global", explica Rossi. Y los adultos aportan juegos de otras épocas que se van sumando a una alternativa excepcional para que nadie se aburra en vacaciones.


Los talleres
"Juegos de ñaupa" se dicta los martes a las 18. "La pluma mágica", jueves a las 17.30. Belgrano 1002. Seguirán en febrero.

Los libros
María Fernanda Rossi publicó Los puentes de Uquía, Duermevela, Cuando la tierra habla Wichí y El mensaje de Chuscha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora