Es el destino más repetido por el Presidente y la primera dama.

Desde que empezó su romance, en 2009, Mauricio Macri (57) y Juliana Awada (42) pasaron prácticamente todas sus vacaciones en Villa La Angostura. Tanto las de invierno como las de verano. "Es nuestro lugar en el mundo", dijeron más de una vez.

El viernes 1, el Tango 01 con la familia presidencial a bordo aterrizó en el aeropuerto internacional Teniente Luis Candelaria, en San Carlos de Bariloche. En pista, sin pisar la terminal, subieron a un helicóptero que los llevó hasta su destino final.

Revista ¡Hola!

Se alojaron en Cumelén, el club country más exclusivo de Villa La Angostura, en la casa del empresario Nicolás Caputo (57), el mejor amigo del Presidente, y su mujer, Agustina Lhez.

Mauricio Macri y "Niki" -así lo llaman los íntimos- fueron compañeros de colegio en el Cardenal Newman, fundaron juntos su primer emprendimiento (de equipos de aire acondicionado, en principio para automóviles y luego expandieron a refrigeración domiciliaria) y, desde 2003, cuando formaron la fórmula presidencial del PRO, comparten la pasión por la política.

Caputo dio la mayor demostración de amistad y lealtad a Macri en 1991, cuando pagó el rescate que permitió su liberación tras haber permanecido doce días secuestrado.

En noviembre de 2010, el Presidente lo distinguió nombrándolo testigo cuando se casó con Juliana.
Durante las 72 horas que duró la estadía en la Patagonia, Mauricio Macri no subió a la montaña. Todavía no tendría el alta definitiva de los médicos que lo operaron de meniscos hace menos de dos meses.
Se quedó en la casa atendiendo cuestiones inherentes a su cargo: hablando con ministros y asesores, diagramando políticas de Estado, confiaron desde el círculo íntimo.

Los vecinos del country (sobre el lago Nahuel Huapi) lo vieron en sus clásicas caminatas dentro de las treinta hectáreas que tiene el club de campo (que tiene campo de golf de nueve hoyos, canchas de tenis y marinas).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora