Tras más de un año en el que Justin Bieber vivió rodeado de polémicas que tenían que ver con cuestiones alejadas de la música, el joven ha querido lanzar un mensaje explicando que la imagen que ha mostrado de sí mismo poco tiene que ver con la realidad. Y es que, según él mismo ha reconocido, "crecer" en una industria tan competitiva es complicado, por lo que habría decidido entregarse a la polémica para mantenerse en el candelero.

"No soy quien estaba fingiendo ser. Y cuando digo fingiendo (me refiero a que) a menudo pretendemos ser alguien que no somos para esconder lo que verdaderamente sentimos por dentro. Ser joven y crecer en este negocio es duro. Crecer en general es siempre duro", explica el cantante en el vídeo.
Aunque ahí no terminaban las sorprendentes y sinceras declaraciones: "No soy ese tipo de persona a la que le importa todo una mierda. Soy una persona que realmente se preocupa. Y a pesar de lo que ha ocurrido en el pasado ya no se puede cambiar, quiero dar la mejor impresión a la gente, ser amable, cariñoso y gentil".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora