Luego de que Justin Bieber le pidiera a sus custodios que agredieran a un fotógrafo y a un camarógrafo en su última visita a la Argentina, en 2013, el cantante canadiense se presentó este martes en Los Angeles, Estados Unidos, para declarar por videoconferencia ante la Justicia argentina.

Acompañado por su abogado y la fiscal general del Departamento de Justicia de aquella ciudad, la estrella pop canadiense pero se negó a declarar. Ahora el juez Alberto Baños tiene diez días para decidir si lo procesa o dicta su sobreseimiento.

En el 2013, Bieber le habría pedido a sus custodios que le pegaran a un fotógrafo, Diego Pesoa, y además le habrían sustraído la cámara y teléfonos celulares, algo similar a lo que le habría ocurrido a un camarógrafo.

"En la videoconferencia, le fueron leídos a Justin Bieber los delitos por los cuales se lo imputan: como robo agravado, privación ilegítima de la libertad y lesiones graves", precisó el abogado Matías Morla, representante de Pesoa.

"También le mostraron el video donde se observa cómo señala a una persona a la cual luego le robaron el celular", agregó el letrado y contó que a Justin "se lo notó muy educado, muy respetuoso. Pero no respondió ninguna de las preguntas que le hicimos".

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora