"La arte" es un espacio multidisciplinario que funciona dentro del invernadero de un ex vivero en el barrio El Huaico. Una propuesta artística que, del 19 al 22 de mayo, trasladó algunas de sus obras a una de las ferias de arte más importantes del país: arteBA. Así, las obras de los artistas salteños Soledad Dahbar, Ana Benedetti y Javier Soria Vázquez fueron exhibidas y comercializadas en un stand de Barrio Joven Chandon, el espacio de la feria dedicado a artistas y galerías que están transitando los comienzos de su carrera.
El Tribuno estuvo en arteBA y dialogó con Soledad Dahbar y Ana Benedetti sobre esta nueva oportunidad de mostrar su arte al país. Expresó Benedetti: "Consideramos que nuestras obras (Dahbar, Benedetti y Soria Vázquez) dialogan de alguna manera a partir de un punto en común: el paisaje. Existe una relación entre el paisaje, la abstracción, el proceso y la forma de trabajo, la forma de construcción de la imagen y de investigar en relación a la obra. Lo que quisimos hacer en el stand era eso: mostrar distintas obras y distintos formatos, pero que tienen todos ese punto en común".
La precursora de este proyecto, Soledad Dahbar, dijo: "Estamos acá en igualdad de condiciones que los artistas que vienen de República Dominicana, Chile, Buenos Aires y con bastante éxito incluso. Nuestras obras manejan el lenguaje del arte contemporáneo de cualquier parte del mundo y a la vez sí son obras pensadas en el contexto de ese espacio multidisciplinario que funciona dentro del ex vivero".
De aquí y de todos lados
Las obras seleccionadas por los artistas de La arte para asistir a la feria convivieron por estos días con otras que responden al mismo lenguaje artístico.
Benedetti coincidió con la expresión de que sus obras trascienden lo local. "La idea de lo local está prácticamente diluida con toda la cuestión de internet y las redes. La idea de lo local y de agarrarse de algo es como forzar la obra y nosotros nos sentimos -yo al menos- como muy arraigada al paisaje pero que de ahí puedo despegar, tengo la libertad absoluta de hacer lo que quiera con ese paisaje y esa identidad. La obra no tiene por qué mostrar o evidenciar su pertenencia a algo o a un lugar. Creo que eso viene solo, viene después, con el discurso del artista o no, pero viene por añadidura. La obra en sí debe sustentarse en otras cosas: el proceso creativo y la relación del artista con el mundo. El artista de Salta no vive solo allí sin enterarse de lo que pasa afuera. La influencia viene de todos lados y hasta de nuestras propias trayectorias", sostuvo. Y agregó luego: "Y también discutir los géneros. Explorar un lenguaje es todo el tiempo confrontarlo, no quedarse con la pintura tradicional sino buscar y buscar, esa es la posibilidad que te da el arte: romper algunos límites, tomar una obra prestada porque hay obras que tienen muchas citas a otras, por ejemplo".
"Que el que mira se vea a sí mismo", estaba inscripto en una de las obras. Esa parece ser una de las premisas de esta propuesta que le suelta las riendas a la creatividad de los artistas y que espera miradas e interpretaciones distintas de quienes se paran frente a sus producciones.
El proyecto La arte, que funciona desde mediados del 2015, tiene la intención de generar un espacio de integración e intercambio alrededor de las prácticas saludables que vinculan al arte con la naturaleza como proceso de conocimiento y conciencia. La propuesta salteña fue seleccionada de entre innumerables propuestas nacionales e internacionales por el Equipo Curatorial de Barrio Joven Chandon integrado por Raúl Flores (artista y gestor independiente) y Manuela Moscoso (curadora del Museo Rufino Tamayo, de D.F. México).

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora