La Banda Municipal cumplió ayer 30 años entre festejos y obligaciones: la coincidencia con la fecha patria hizo que los músicos pusieran sus despertadores muy temprano para participar en el Tedeum llevado a cabo en la plaza 9 de Julio. Luego cargaron los instrumentos en un colectivo y partieron a un barrio de la capital para ponerle ritmo a un desfile. Finalmente, a la noche se desencadenó el festejo propio, con un concierto gratuito que tuvo como escenario al Teatro Provincial.
A la celebración por los treinta años de la Banda Municipal se sumaron artistas como Canto 4, Tucán y Chaya, Ana Brizuela, David Leiva y el Ballet Folclórico de la Provincia. El concierto gratuito tuvo como marco una sala colmada y un público entusiasta, como el que suele tener la banda en cada una de sus presentaciones.

Sergio Altamirano, integrante de la agrupación desde 1991 y actual director, remarcó que la Banda Municipal es parte de la estructura comunal y cumple un rol formal que consiste en interpretar himnos y marchas en actos protocolares, pero también visita barrios, villas y pueblos interpretando un repertorio que abarca todos los géneros. "Cada barrio tiene sus gustos. En Villa Las Rosas, por ejemplo, la gente siempre nos pide tangos; en barrio San Ignacio, los vecinos se enganchan con la cumbia. En el concierto de anoche en el teatro, por ejemplo, incluímos música de películas. El repertorio de la banda hoy es amplísimo porque se fue amoldando a los gustos de cada rincón de la ciudad", señaló Altamirano.

La Banda Municipal está conformada por 37 músicos. Se creó por ordenanza 4.726 en 1986. En un primer momento, la agrupación estuvo integrada por personal de diferentes reparticiones de la Municipalidad y su papel principal era musicalizar los actos oficiales. "Luego de unos años se convocó a un grupo de músicos retirados del Ejército, para que la banda se profesionalizara más. Más adelante se sumaron músicos con formación académica y en las retretas y conciertos en la calle se comenzó a incluir la música popular", repasó Altamirano.

El actual director de la banda ingresó a la formación cuando era alumno en la Escuela Provincial de Música. "Yo era estudiante de guitarra y ahí lo conocí a Cuchara Saluzzi, que me inició en el clarinete junto a Nelson Coly Montero, actual músico de la Orquesta Sinfónica. Ellos me marcaron el camino para poder formar parte de la banda", agregó.

Altamirano destacó en este punto la escasez de clarinetistas existente en Salta. "El clarinete cumple la misma función que el violín en una orquesta. La Banda Municipal tiene actualmente cuatro clarinetes cuando tendría que haber dieciséis. Por cada trompeta debe haber cuatro clarinetes: ese es el porcentaje que marca un equilibrio, pero nuestros clarinetistas se fueron jubilando y no hubo recambio. Los jóvenes de hoy se vuelcan más al saxo y a la trompeta", precisó el director de la agrupación. Para intentar revertir este faltante, Altamirano presentó un proyecto para dictar próximamente un taller de clarinete en el Centro Cultural Saluzzi. El objetivo final es que la banda siga tocan do porque -como dijo Nietzsche- sin la música la vida sería un error.

De varias generaciones

Carlos
Marín (49)

CLARINETISTA

Carlos ingresó a la Banda Municipal hace 26 años. Estudió en la Escuela Provincial de Música. Es padre de seis hijos. “Me dedico plenamente a la música, vivo de esto. En Chicoana, donde vivo, con uno de mis hijos tenemos una banda que se llama La Previa. Ahí toco el saxo. Nuestro repertorio gira principalmente alrededor de la cumbia. Llevo muchos años en la Banda Municipal y cuando miro hacia atrás me parecen mentira la cantidad de experiencias vividas en cada servicio. Por lo general las vivencias son buenas. Yo estoy muy agradecido a Dios por poder trabajar en lo que me gusta”, concluyó.

Joaquín
Zanardi (26)

CLARINETISTA

Es uno de los músicos más jóvenes de la Banda Municipal. Ingresó en el 2013 y desde entonces divide su tiempo entre el trabajo y sus estudios en la Escuela de Música. “Siempre fui bajista, pero viré hacia el clarinete para sumarme a la banda. Podría decirse que me dedico exclusivamente a la música, porque aparte de trabajar en esto, estudio y tengo dos grupos propios, uno de folclore y otro de jazz. En la Banda Municipal disfruto tocando de todo, salvo el Feliz cumpleaños. El HImno, por ejemplo, me encanta. Creo que el público recibe de manera diferente la música en vivo. La conexión es mucho más intensa”, opinó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia