"Sabemos que es mucho el esfuerzo y que a veces no se llega a las metas deseadas. Pero creemos también que no es difícil si se abren las puertas que se deben abrir: solidaridad, compromiso, responsabilidad y sobre todo apoyo mutuo. Con el apoyo de todos, este evento podrá ser o servir como un medio de contención o quizás una nueva forma de vida saludable; a la cual todo ser humano aspira, conviviendo en paz y armonía, de acuerdo a nuestros principios, que en realidad son los ejes de una sociedad que quiere crecer", sostuvo Cristian Herrera, el cantante del grupo Matacos y uno de los organizadores de la séptima edición del encuentro "Morillo canta por los niños".

El evento comenzó el jueves en el complejo deportivo, de Coronel Juan Solá, allá en el Chaco salteño. Se extenderá hasta mañana domingo.

Durante el día se realizarán charlas sobre productividad y salud, juegos, chocolatada y actividades recreativas para los niños. Por las noches se lleva adelante el festival folclórico. En esta edición la atracción principal será Oscar Chaqueño Palavecino. También acturarán: Pitín Zalazar, Dalmiro Cuéllar, el Negro Palma, David Leiva, el Toba Toledo, Los Hermanos Bravo, Alma Chaqueña, el Negro Salvatierra, Los Aranditas, Gastón Cordero, entre otros.

"La bandera de la solidaridad se eleva a lo alto del cielo de la esperanza como hace siete hermosos y laborioso años, que flamea con más fuerza por los nuevos aires de fraternidad, equidad y hermandad. Proviene de miles de almas generosas que recorren kilómetros y se acercan a Morillo para decir presente en octubre. Son guiados desde una estrella por mi querido padre Hugo Herrera, mentor de tan brillante idea de bregar por un futuro digno y con posibilidades a todos sus coterráneos", agregó el folclorista Herrera.

La localidad Coronel Juan Solá (Estación Morillo), está ubicada sobre la ruta nacional 81, a 460 kilómetros de la capital salteña. Es el municipio más poblado de los tres que conforman el Departamento Rivadavia.
"Su realidad actual en cuanto a lo económico no son alentadoras, sus ingresos más importantes de criollos es la ganadería y las comunidades aborígenes son predominantemente recolectores de frutos y miel, pescadores y cazadores. Por lo que su actividad ha disminuido debido a la privatización de las tierras. Al encontrarse sin posibilidades de mejorar la calidad de vida mediante la actividad ancestral, que es la recolección, su económica tiene un saldo actual negativo por lo que repercute en el núcleo familiar de nuestra población originaria", dijo el Mataco Herrera.

Es por ello que este proyecto intenta generar un espacio integrador y educativo, con el objetivo de acercar no solo elementos como calzados, ropa, juguetes, útiles escolares y agua; sino convocar recursos humanos que brindan experiencias e ideas de proyectos que extiendan la actividad económica productiva de la zona. Se incentiva a través de estos recursos a estimular a los niños, exaltando sus virtudes naturales como en la música, artesanía.

"La alegría de cientos de familias que arriban a Rivadavia Banda Norte, son recibidas por un afinado violín, un trinar de guitarras, coplas de algún paisano que refleja el pasado de Morillo y su idiosincrasia y una estridente chacarera chaqueña que llena los patios de tierra de zarandeos y zapateos. Y no han de faltar unas ricas empanadas de charqui y recetas típicas del Chaco salteño que son el deleite de turistas. Unas mezclas de coplas con fines altruistas puebla Coronel Juan Sola convirtiéndolo en la meca de la solidaridad", aseveró finalmente Cristian.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora