Un dejo de tristeza invadió en los rostros de los amantes del folclore. El "rinconcito" por donde pasaron las figuras más convocantes del género cerró sus puertas. Se trata de la peña La Cacharpaya, que durante años, regaló historias y anécdotas en el corredor de la Balcarce.
El Chaqueño Palavecino, Los Nocheros, Abel Pintos, Jorge Rojas, Roberto Ternán, Yuyo Montes, Pitín Zalazar, Sergio Galleguillo, Los Tekis, el Chango Nieto, Eduardo Falú, fueron solo algunos de los tantos que se detuvieron a tomar un vino manso en Balcarce 922.
Alejandro Palacios siempre fue el motor de esta realidad musical. Un personaje audaz y astuto, que merced a su olfato, fue papel preponderante en la explosión de la Balcarce.
"Se cumplió un ciclo y se deben respetar los tiempos, siempre voy visualizando nuevos proyectos y no dudó en afrontar los desafíos. La peña necesita mayor atención de mi parte, por eso prefiero dar un paso al costado. Fue un romance maravilloso, a los largo de los años me despertó todos los sentimientos", sostuvo el "Pacharaco", como se lo conoce a Palacios.
"Cuando ando necesitando prenderme a una guitarreada, agarro por la Balcarce, esa callecita amada que al verte llegar te lleva derecho a La Cacharpaya. Con solo cruzar la puerta uno ya siente esa magia que baja de las paredes y se te mete en el alma, pa' que no te olvides nunca de las costumbres de Salta", reza la zamba La Cacharpaya de Salta, que nació en la pluma de Roberto Ternán.
"El placer me supera los límites por el hecho de que La Cacharpaya cuenta con dos zambas compuestas por Roberto Ternán y el recordado Roberto Ternán. La verdad que me llevo todo y a la vez nada. Noches interminables con amigos se cristalizaron bajo estas cuatro paredes, pero en definitiva solo quedarán en este bello lugar. Confío en que aparezca la persona indicada para que esta historia tenga continuidad", agregó Palacios.
"La Balcarce no es de un funcionario, ni de los bolicheros, le pertenece a la gente, por lo tanto se debe seguir luchando para alcanzar una nueva normativa", dijo Alejandro, quien se despidió con estos términos "Cacharpayero soy, churo trasnochador, amigo de los 'caederos' sigo el sendero del coquiador y llevo por donde vaya La Cacharpaya en el corazón".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora