Durante un acto oficial, Kate Middleton ha declarado que no sabe si el bebé que espera es un niño o una niña, pero sí que es muy enérgico. "Se mueve mucho. Puedo sentir sus pataditas ahora mismo", dijo durante su visita al centro deportivo Kensington Leisure.

La esposa del príncipe Guillermo se encuentra atravesando su sexto mes de embarazo y hace gala de su abultada pancita. Lejos quedan ya las molestias de los primeros meses, que obligaron a Kate a cancelar varios actos de su agenda.

Kate, que no ha dejado de sonreír en ningún momento, ha visitado el centro deportivo en el que aprendieron a nadar Guillermo y Harry de Inglaterra. Durante su recorrido, recibió un gracioso flotador en forma de pato para el príncipe George. A la espera de que el pequeño vaya a nadar a las piscinas de Kensington Leisure, la duquesa de Cambridge confesó que ya comenzó sus clases de natación en la piscina del Palacio de Buckingham.

El nacimiento del segundo hijo de los duques de Cambridge está previsto para el próximo mes de abril. Y aunque algunos medios de comunicación habían especulado con la posibilidad de que Kate estuviera embarazada de gemelos, sus últimas declaraciones habrían echado por tierra estos rumores, ya que se ha referido únicamente "al bebé". Aún así, habrá que esperar todavía tres meses para salir de dudas. Como manda la tradición en la Casa Real inglesa, el sexo del bebé se dará a conocer el mismo día de su nacimiento, junto con su nombre.

En su primer embarazo, la duquesa de Cambridge confesó que deseaba tener un niño y que el príncipe Guillermo quería que fuera niña. En este segundo embarazo, ninguno de los dos se pronunció al respecto. Quien sí lo hizo fue el príncipe Harry. "Con suerte será una niña y mi hermano lo pasará aún peor que con George", declaró entre risas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia