La obra de teatro tucumana "La Edad de la Ciruela" se presentará en nuestra ciudad, el próximo domingo 3 de mayo a las 19, en el Salón Auditorium, avenida Belgrano 1349.

La presentación se encuentra enmarcada en el Festival de Teatro "Teatro Infinito-Encuentro Escénico" que se realiza año tras añoo en nuestra ciudad.

La obra cuenta con las Actuaciones y Dirección de Leonela Mariscal Figueroa y Tiziano Cruz.

Leonela es una actriz salteña, recibida en la Universidad Nacional de Tucumán y radicada desde hace 5 años allá.

Por tanto será la primera vez que presenta una puesta en escena en su propia provincia. El elenco se completa con Antonella Climent, quien es la asistente de dirección.

Así mismo Tiziano Cruz, Actor/Director/Artista Plástico/Gestor Cultural y el cual pertenece al grupo de Teatro tucumano "Manojo de Calles" estará dictando un Seminario de Actuación, los días 2 y 3 de Mayo, esta actividad también está dentro del Festival Teatro Infinito.

Sinopsis de la Obra

Dos Hermanos, dos historias, unidos por una vida que los separa. El recuerdo se apodera de aquel tiempo detenido, mientras el olor a vino rancio invade los valores y costumbres de aquella casa, la cual, ellos, por las tardes sentados en la galería que da a la calle, miraban pasar... el tiempo


"La edad de la ciruela" es una obra de teatro escrita por el dramaturgo Arítides Vargas, la cual, en esta oportunidad, toma materialidad escénica adentrándose en los recovecos de la historia familiar para mostrar las marcas inscriptas desde la niñez, con las cuales uno crece para luego decidir enfrentarse o no a ellas.

El regreso de dos hermanos a la casa de la infancia lleva el hilo conductor de esta pieza. Volver al pasado, al terreno maravilloso y a la vez siniestro de la infancia para mostrarnos el recorrido de aquellas mujeres que han marcado la vida de los personajes. La metáfora escénica y literaria son dos componentes que resumen la esencia de la puesta.

Pasado, presente y futuro sufren una alteración en el tiempo para contarnos algo de aquella "maldición familiar" escondida entre las locuras de Tía Adriática, el vino rancio de abuela María o la buena cara de Tía Jacinta.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia