El secretario de Cultura de la Provincia, Sergio Mariano Bravo fue contundente al declarar sobre la renuncia de la flamante directora de la Orquesta Sinfónica de Salta, la francesa Nathalie Marin: "La elección fue un fracaso humano", expresó el funcionario.

Y aclaró: "No se discute su capacidad profesional, pero nosotros estamos tranquilos porque hicimos bien el concurso, tal como marca la ley".

Con respecto a los conciertos que ya tenía estipulados la Sinfónica dijo que "los van a cubrir directores invitados, queremos que la Orquesta tenga una práctica variada".

Comentó que "la presencia permanente del director en cualquier cuerpo no siempre es beneficiosa, y pasa en todos los cuerpos del mundo de ballet o de música, porque tener siempre al mismo director genera roces en un mundo tan particular como el artístico".

Bravo aseguró que "los conciertos se harán con directores como Jorge Lhez, la maestra Yeny Delgado, Felipe Izcaray y Alonso Crespo, entre otros. Tanto para la ópera como para el ballet, la Orquesta tiene un panorama bien cubierto este año y de excelente calidad".

El secretario de Cultura negó rotundamente que Jorge Lhez fuera a asumir como director interino de la Sinfónica. "Jorge es el director artístico del Instituto de Música y Danza, y solo va a dirigir ciertos conciertos", aclaró.

En cuanto a la rauda partida de Nathalie Marin y las hipótesis que se tejieron en torno del tema, el funcionario explicó: "Dijeron cosas insólitas, criticaron el proceso de selección, pero la ley nos marca el tiempo y todo se hizo de acuerdo a la ley. Hubo 20 inscriptos internacionales de primerísimo nivel de los cuales quedaron cinco seleccionados".

"A raíz de haber cumplido todos los requisitos, el concurso fue intenso y agotador. Trabajamos denodadamente viendo punto por punto los proyectos, escuchando cinco días los ensayos, cubriendo los gastos de cada director que venía, con todo eso resultó seleccionada la maestra Nathalie Marin, por lo que hasta ahora no entendemos qué pasó", finalizó Bravo.

Un antecedente
La Orquesta Sinfónica y el público salteño quedaron boquiabiertos hace un par de semanas con la intempestiva partida de la maestra francesa. Algo similar ocurrió en 2013 con Nathalie Marin y la Orquesta Sinfónica Nacional de Ecuador, la que debió abandonar sorpresivamente por no haber cumplido con algunos requisitos migratorios para obtener la visa de trabajo en ese país, motivo por el cual la junta directiva dio por suspendido el contrato con la maestra, quien en la temporada 2012 le dio grandes satisfacciones a la Sinfónica de Ecuador: más de 80 mil beneficiarios a través de 120 conciertos en 8 provincias del país. Esto significó un incremento de audiencia del 95% con respecto a 2011. Talento no le falta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia