Babasónicos pasó por Salta el viernes festejando sus 25 años y lo hizo con un recital que tuvo como marco un Teatro Provincial a pleno. El show formó parte de la gira de presentación de "Impuesto de Fe", su más reciente trabajo que forma parte del proyecto "Desde Adentro". El espectáculo fue una atinada selección de sus canciones más representativas, reversionadas varias de ellas en formato acústico.

Cerca de media hora después de la hora señalada, y mientras las acomodadoras seguían guiando con un tenue haz de luz a los más impuntuales, pudo verse ingresar al escenario, de a uno, a los integrantes de la banda. Una puesta sencilla y una variedad sorprendente de instrumentos marcaron la línea de esta nueva apuesta de Babasónicos.

En el escenario se vio reflejada la esencia de "Impuesto de fe": un trabajo que muestra continuidad y, a la vez, cambio. Acorde al sello de la banda, el recital fue un entrecruzamiento permanente de rock y pop, volumen, estribillos cantados por cientos (aún tratándose de los temas nuevos del disco, como "Vampi"), baile y glamour acalorado. Una clásica conjunción entre la sofisticación y lo popular sostenida por un histriónico Adrián Dárgelos que en un momento hasta se mezcló con el público.

La nueva propuesta acústica de la banda incluye una batería de sonidos de lo más multifacética: gong, xilofón, flauta traversa y un moderno mellotrón sintetizado, entre otras exquisiteces que Babasónicos explotó muy bien en este show en vivo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora