Casi a las puertas de las cuatro décadas, una nueva edición del Abril Cultural Salteño abrirá este miércoles con una muestra de tipo "monumental", como podría definirse la obra de la escultora salteña Viviana Ovalle.
Los últimos diez años de su prolífica tarea le dieron el título a la exposición: "Viviana Ovalle. Del 5 al 15", donde unas ochenta obras conforman una suerte de instalación integrada por, además de las piezas, fotografías de muchas otras que están en espacios públicos y privados. La selección de la artista se convierte así en una excelente retrospectiva, que permite observar su propia evolución, más allá del hilo conductor que hilvana las propuestas del artista. Todo lo cual se refleja en el concepto del estilo y la técnica que identifica a Ovalle.
"La obra está hecha y merece ser expuesta por respeto a su propia entidad. La necesidad de ser mostrada es lo que la diferencia del resto de los objetos", dice Viviana Ovalle a El Tribuno, al que recibe en su taller. Y reafirma la idea al señalar que "exponer es mostrarnos y reconocernos a nosotros mismos con objetividad".
En sus trabajos, la artista logra transmitir espiritualidad y así lo expresa en series anteriores, aludiendo al hombre en el mundo. "En el último tiempo no pierdo de vista al hombre, pero trato de reflejarlo más allá de lo ecológico para situarlo inmerso en la maravilla de la naturaleza, de la creación de Dios como absolutamente maravillosa", puntualiza. Ovalle, dentro de las imágenes reconocibles, aunque no naturalistas, logra una fuerte síntesis de ideas y conceptos.

Del taller a la muestra
La escultora pone el acento en el cambio de mirada que un artista tiene de su obra en el taller respecto de una sala de exposición. "La presencia y opinión de la gente cambia la propia visión de la obra y nos permite reconocernos desde otro lugar. La mirada del otro es fundamental", remarca.
Entre fotomurales y esculturas de propiedad privada prestadas para la muestra, Ovalle suma otras proyectadas en años anteriores, pero realizadas en la última década. Las grandes están realizadas en cemento, ladrillos y estructura de construcción, aunque la mayoría de las obras que se podrán disfrutar en las salas de Pro Cultura Salta (Mitre 331) están realizadas en resina, modeladas previamente en arcilla con vaciado posterior.
"La resina plástica, reforzada con diferentes materiales para obtener obras resistentes, es un sistema que me gusta particularmente", explica.
El trabajo escultórico requiere horas de dedicación, y lo enfatiza la plástica cuando muestra lo que significa no solo el proceso creativo propiamente dicho, sino el acabado de la obra. "Presentarla asentada sobre su base, aunque la escultura sea de solo 30 centímetros, requiere extremo cuidado, particularmente en la técnica que yo trabajo, a diferencia de lo que es esculpir con técnica directa en piedra, madera o soldadura. Se suman los detalles finales, la pátina, pulido, encastre, elección del basamento y mucho más para que se visualice y luzca", concluye.


Dos miradas

De Margarita Lotufo

“... el lenguaje plástico se engarza en una poética fundamentada en la concreta pesantez de la materia y en labilidad inconfundible del espíritu”

De Silvia Katz

“El tiempo y solo el tiempo develará si la solidez de sus obras es una trampa, o un conjuro contra la insobornable fugacidad de la vida”.

La apertura

Pasado mañana, a las 20, se inaugurará el XXXIX Abril Cultural Salteño. La muestra de Viviana Ovalle estará abierta hasta el 18, con acceso gratuito.







¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia