La función gala que Flavio Mendoza imaginó para presentar Stravaganza: sin reglas para el amor en Villa Carlos Paz, no salió como él lo deseaba.

Sin saber que el teatro Luxor estaba a oscuras, Flavio arribaba al lugar y hablaba con Desayuno Americano: "Es un año más de venir a Villa Carlos Paz a hacer la función de gala y que estén todos los compañeros, que vengan a ver el espectáculo es genial...".

Luego, al ser consultado por la baja venta de entradas, asumió: "No estoy conforme con los números. La estamos remando, es una temporada difícil y son espectáculos muy costosos los que yo hago. Creo que el que menos producción tiene es el que más gana. Igualmente, por más que no gane mucho, me gusta hacer lo que hago y que sea de calidad", expresaba e ingresaba al complejo teatral, aún sin saber sobre el desperfecto técnico.

Minutos después, Mendoza volvió a hablar con la prensa escoltado por uno de los productores del Luxor, a quien comprometió con su descargo en vivo: "Estoy enojado porque estamos gastando muchísimo dinero. Después el señor va a decir que se a hacer cargo de todos los gastos, ¿no?", increpó.

Molesto y sensibilizado, Flavio expresó: "Me decís dos cosas más y me largo a llorar porque es angustiante cuando trabajás y te rompés el lomo (...) Uno va a decir: 'Se cortó la luz, no es para tanto'. Pero para mí es un esfuerzo muy grande, muy costoso, y todo lo estoy bancando yo, que soy el productor. Y esto te lastima, te perjudica. No voy a llorar, pero me pone mal porque soy artista, visceral, y quiero que las cosas salgan bien".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora