En 1993 un estudiante de secundaria fue asesinado a causa de un accidente horrible. Durante un juego de escuela llamado "La horca".

Veinte años después, los alumnos de una escuela reviven lo ocurrido en el aniversario de la tragedia pero algunos jóvenes pronto descubren que algunos hechos es mejor no intentar reproducirlos.

El codirector y coguionista de la película dice: "Chris y yo formamos parte del grupo de teatro y existían esas supersticiones. Fantasmas en el teatro. Después los estudiantes tenían miedo durante ese día por toda la presión social. Pero por la noche cuando estás atrapado allí, o jugando hay un ambiente completamente diferente. Y eso es lo que intentamos plasmar en la película".

Filmación casera
El estilo en el que se grabó la cinta muestra una parte del largometraje como si se hubiese grabado de forma casera y se descubriese después el contenido.

Los comentarios de los protagonistas también figuran como el audio del filme.
Un tipo de rodaje que se popularizó a finales de los 90 con la película "El proyecto de la bruja de Blair".
Pfeifer Brown es una de las actrices. Ella refiriéndose a la experiencia dice: "Empezamos con un estilo de guerrilla. El actor Ryan se grababa sobre todo a sí mismo. Los directores nos dejaron en un altillo con Walkie-talkies y ellos nos iban diciendo lo que teníamos que grabar y lo hacíamos".

Cassidy Gifford, otra de las actrices de la película cuenta acerca de la ralización: "Yo tenía mi propia mochila de maquillaje que llevaba cada día al rodaje. Ninguno estaba estupendo. Estábamos mal pintados casi todo el tiempo. Llorábamos. Si parecías perfecto todo el tiempo no parece muy real".

Cuestión de costos
Detrás de esta película, dirigida por Travis Cluff y Chris Lofing, está el productor Jason Blum, conocido por realizar películas de terror de bajo presupuesto, como "Paranormal Activity", que costó 13.000 euros y generó 180 millones de euros en todo el mundo.

El antecedente

Hace 16 años, dos directores jóvenes, Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, tuvieron una ocurrencia simple pero eficaz: incorporar las cámaras digitales al cine de terror aprovechando el plano subjetivo, ese en el que la visión del personaje coincide con la perspectiva de la audiencia, como nueva gramática del género.
La película en cuestión fue “El proyecto Blair Witch”, y se convirtió en un éxito.
“La horca” es una de las tantas películas, producidas en serie, que llegan a las salas inspirada en ese principio.

La ficha
Director: Travis Cluff, Chris Lofing.
Reparto: Reese Mishler, Pfeifer Brown, Ryan Shoos.
Género: terror.
Título original: Los ahorcados.
País: EEUU.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora