El miércoles por la noche Jorge Rial estuvo en "El Ángel de la Medianoche", el programa que conduce Baby Etchecopar en C5N, y en donde el periodista habló de su relación con Loly Antoniale, la desvinculación de Luis Ventura de "Intrusos", la guerra con Flavio Mendoza y cómo vivió su infancia.
"Por miedo a la soledad aguanté un montón de cosas. Por suerte ya no estoy solo. La gente que está al lado mío me quiere de verdad. Logré armar una familia y un círculo de amigos de fierro. Escribí el libro como una manera de exorcizar esas cosas", comenzó.
"Usé un micrófono para defender a mi familia. Y a veces lastima más que un arma. Sufrimos mucho todos, pero aprendimos y lo reconvertimos en alegría, experiencia y el saber que no va a pasar nunca más", explicó sobre el escandaloso divorcio con su ex, Silvia D'Auro.
"Mariana tiene 27 años y mis hijas la adoptaron como madre. Ella tiene un núcleo grande de familiares. Se transformó mi vida. Me tuve que acostumbrar porque mi familia eran tres personas: mis viejos y yo. En la muerte de mi viejo, yo fui a comprar el cajón sólo una semana antes", recordó Jorge.
"Rehíce mi vida en todo sentido. En lo sentimental y en lo económico. Me dejaron absolutamente en pelotas a los 50 años. Yo no me metía en los números. Tampoco pensé en eso en el divorcio. Uno pensó en los sentimientos y el otro en la plata", agregó sobre la madre de sus hijas y el cambio en su vida desde que llegó
Loly Antoniale.
"En la crisis que tuvimos el año pasado sentí que había apostado todas mis fichas a un solo número y que podía perderlo todo. Y no quería perder. No me resignaba a eso. Sufrí de verdad. No la pasé para nada bien. Fue duro, venían las piñas de todos lados", confesó el periodista cuando revivió la pelea que lo tuvo distanciado de la modelo cordobesa.
También habló de la polémica salida de Luis Ventura de "Intrusos", en medio del escándalo con Fabiana Liuzzi: "Él no es ese tipo que dijo lo que dijo. Me consta. Estaba entre dos fuegos y uno de ellos decía que diga eso. Yo estoy seguro. Viví la última parte y sabía lo que pensaba. Nunca la palabra aborto apareció. Es duro verte todos los días en la tele rostizándote como un pollo vuelta y vuelta. Intrusos es un programa que te expone mucho y por eso tomé la decisión que tomé, que fue muy dura".
Luego habló de la relación que mantiene hoy en día con el periodista: "Nos vemos casi todos los días. Charlamos. La relación es más distante. Pasaron muchas cosas en el medio y creo que todavía nos tenemos que acomodar. Con Luis nunca fuimos una sociedad. Era un tipo muy generoso. A veces, demasiado. Él bancó gente durante años... Yo le decía ¡por Dios! Él se sacaba los pantalones y se los daba a otro. Todos tenemos un día de furia y por eso creo que no es la persona que dijo eso".
Por su parte, recordó y reveló detalles inéditos de su infancia: "Yo dormía en el almacén y me levantaba a las 6 porque venían los proveedores. Me bañé muchas veces con agua fría. Mi viejo era mozo de la Fusta. Iba todos los fines de semana a la zona. Me bañaba en la fuente de la plaza México. Yo comía en la semana de la propina. Por eso dejo tanta propina hoy. Por eso, vivir a una cuadra de la Fusta es tan emblemático para mí. Siempre me acuerdo de mi viejo. Estoy en busca de su voz. No la encuentro".
Por último, se refirió a la guerra con Flavio Mendoza: "Él se puso de culo a la Asociación Argentina de Actores. ¿A mí qué me importa? ¡Nada! Según él corta la mitad de entradas que el año pasado, pero tampoco se sabe porque se fueron de AADET. Está peleado con los productores, con los actores... Siempre es mejor echar la culpa hacia afuera, por la AFIP, por Actores... No podés estar peleado con todos. Y encima, un día dice que no necesita de los programas de espectáculos, desde donde nació".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora