Cuando hoy a las 20, en Pedro Arias Velázquez 236, quede inaugurada la muestra "Irreverente", también quedará abierta una nueva galería de artes en Salta.

Esta nueva sala de exposiciones llevará el apellido de Humberto, el pintor que por primera vez hará una muestra de sus trabajos en Salta: "Juárez de la Cámara".

Más conocido por sus logros en platería y en artesanías en general, esta vez Humberto Juárez de la Cámara expondrá 14 obras, curadas por el conocido plástico Nicolás Picatto.

De 39 años, este artista es tercera generación de orfebres. Aún con el volumen del conocimiento familiar, Humberto se especializó en Buenos Aires en orfebrería rioplatense junto al maestro Jorge Pablo Pallarols y, paralelamente, estudió dibujo y escultura con el maestro con Rodolfo Cano.
"Esta es mi primera muestra de orden pictórico. Expuse platería en varias ocasiones... Pero esta vez siento que pinto con las chapas. La plata me había llevado hasta un punto en el que sentía que las artesanías se habían vuelto un freno. Así que esta muestra es también el fin de un ciclo...", dice sobre su trabajo Juárez de la Cámara.

"Humberto me ha invitado a jugar a su casa, dice que tiene un juego nuevo", cuenta Nicolás Picatto sobre el artista.

"Sobre la vereda hay muchos cuadros, muebles, estantes. Hay un paisaje de asta y ónix, y en él desfila un carnaval dorado. En la vereda de enfrente hay ventanales y desde ahí puedo ver un cielo de cobre con nubes de alpaca. Dice que junta lluvia y la suelda con fuego. Todo eso estaba en la entraña de ese baúl, el juego dinámico de la naturaleza y el tiempo. Y pienso en el tiempo del arte, que hoy descansa en las camas de la gestión y el padrinazgo, creyendo así, inmortalizarse en las memorias RAM de las computadoras. Y es ahí que aparece Humberto, haciendo arte de una forma primitiva, limpia, y ejecutada con la seriedad de un niño cuando juega".

¿Por qué le llama "Irreverente" a su muestra?
He tratado de encarar las obras que componen esta muestra, sin que determinadas técnicas que use tengan que imponerse sobre otras. En el proceso, en la elaboración, he hecho mezclas de técnicas muy diferentes. Algunas que son netamente artesanales y, sin embargo, las propongo como cuadros. Trabajo el metal como bastidor y a la vez trabajo a esos metales con óxidos, acelerando el proceso de envejecimiento de los materiales en por lo menos tres décadas... Lo pongo como protagonista al tiempo, porque me parece muy interesante como uno de los principales actores en el proceso de la obra. Traigo el tiempo que yo quiero a ese bastidor de metal. Bueno, esa mezcla de técnicas para buscar lo que quiero, por ese lado, viene lo de la irreverencia...
¿Es más que una posición estética?
Mi discurso, en realidad, tendría que ser meramente estético, la pieza, desnuda de reflexiones, ni de imposición de ideas. Pero busco esa simbiosis entre lo artesanal y el arte académico, estoy mostrando algo irreverente y eso ya es una toma de posición que trasciende lo meramente estético.
Cuando usted dice que las artesanías son un ciclo cerrado, ¿se refiere a que ya no las hará más?
No creo. Sigo trabajando, pero con empresas, con producción de piezas en serie, a altas escalas. Se trata de trabajos que son solicitados en el país y fuera del país. Cuando produzco a niveles de alta escala, tengo mucha gente que me ayuda. Trabajo con un grupo de maestros artesanos que replican mis diseños en tiempo y forma. Esa interacción también me ha influenciado en mi manera de hacer las cosas y, de alguna manera, está todo eso presente en "Irreverente". Yo lo que hago en el trabajo artesanal es el diseño, la comercialización y la producción. De hecho, a mí lo que me dio la artesanía es la posibilidad de innovar en distintos campos. La novedad que propuse en el campo de las artesanías me abrieron puertas para hacer decoración y moda, pero todo en grandes escalas y con un nivel de exigencia sobre la calidad que solo te dan las grandes empresas. Y lo que me dio, sobre todo, es la posibilidad de conocer las distintas estéticas que hay. Un contacto directo con los gustos y las preferencias estéticas de las personas.
-Y con el cuadro la experiencia del proceso es más individual.
Básicamente, el proceso de un cuadro me exige reinventarme en cada uno. Y cuando hago piezas artesanales, las reproduzco iguales... Ese es el principio con el que encaro a las artes plásticas. De todas maneras, a veces pienso que la estética que manejo tiene una fuerte esencia medieval porque trabajo mucho con tachuelas, clavos, materiales duros, rudimentarios. Aunque llegue a hacer lo que quiera con el detalle de la obra, con lo sutil, lo chiquito. Ese material me permite hacer lo que se me venga la gana.

¿Siente que en Salta no se une el mundo del arte académico y el de la artesanía?
Son mundos muy diferentes. Yo sigo pensando el título "Irreverente", porque busca irreverentemente traspasar los compartimentos estanco. En general no se están nutriendo, como creo que debería ser. El arte por un lado y las artesanías por otro. Sin diseñador mediante, el destino de las artesanías es volverse cada vez más arcaicas, imagínate lo que pasaría si trabajaran en conjunto, artesanos y artistas.
El arte está pegando un salto para irse de vuelo, incluso en Salta, pero las artesanías están inmovilizadas. En Salta hay artistas de un nivel de composición muy alto con técnicas que son muy buenas para cualquier artista del mundo, pero que no se nutren mutuamente con los artesanos. Por ahí no estaría mal que a partir de este momento comiencen a interactuar... Me propongo a mí y mi obra como escenario de esa interacción. Ojalá, sucediese. En realidad, no es una proyección, ni siquiera lo vislumbré ni cuando pensé esta muestra. Pero me encantaría que pase. Sería muy nutritivo o para ambos. Hasta hoy estaba el artesano, el diseñador y el artista... Y entre esas tres personas no hay intercambio. Por eso esta muestra es irreverente. Para hacerla, yo me tuve que poner el pantalón de grafa del artesano, la remera de modal del diseñador y la camisa de seda del artista. Con todas juntas es que logré esta obra.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora