Allí hay un niño haciendo burbujas y una nena jugando a las muñecas. En el mismo espacio, un osito sentado a la mesa del té, soldaditos y cubos con letras; cuelga una guirnalda de banderines y un barrilete multicolor va saliendo de escena por el aire. Es la postal de una juguetería, gigante, en pleno centro de San Salvador de Jujuy. Un mural, el más grande del país, realizado por los artistas del grupo "Jujeño, señores!" y que además recibió una distinción por parte del Concejo Deliberante de esa provincia, además de llevarse todas las miradas, porque es imposible no detenerse a mirar todo lo que acontece en esa escena de chicos, en grandes dimensiones.

Alejandro Condorí es un uno de los creativos que pertenece al grupo y habló con El Tribuno sobre jornadas lúdicas de colores e ingenio que quedaron estampadas en este gran mural de la esquina de Senador Pérez e Independencia. El es un docente de artes plásticas que a los 17 años ganó el primer en un concurso de murales. Desde entonces empezó a participar en eventos a nivel provincial y nacional, obteniendo números premios, reconocimientos y fue becado por la Fundación Antorchas de Buenos Aires, a nivel regional.

Primero surgió la idea de dibujar a estos niños y a sus juguetes. Pensaron el sitio, bocetaron y empezaron a dar forma, colores y vida a esa escena. Condorí contó que el propósito fue, desde el principio, revalorizar el juego, la inocencia de los niños y las relaciones interpersonales, algo que se ha transformado en los últimos años con la llegada de las nuevas tecnologías. Para eso varias personas colaboraron. Además de los voluntarios, aquellos que cedieron los espacios para trabajar en esos muros, los lienzos que utilizaron estos artistas urbanos. "El mural fue pensado para generar una interacción entre la obra y el espectador, generando puntos donde el espectador puede pasar a ser parte de la escena. Y hoy recorre las redes sociales generando admiración", destacó Condorí. "Este proyecto representó un gran desafío por las dimensiones de la figura humana, la coherencia entre color, matices y sombras, como así también resolver las distorsiones naturales que ejerce la perspectiva sobre la obra", explicó también.

Los reconocimientos

Recibieron varios reconocimientos. Uno fue para Condorí "a la labor artística", y el segundo al grupo, también por la labor artística en la ciudad.
"Pienso que los murales son una forma indirecta de llegar a la gente común que transita por las calles y que no acostumbra a asistir a las salas de exposiciones. Es una forma de hacer arte para todos, es por ello que creo que el mensaje debe de ser positivo y con mucho respeto", reflexionó el artista acerca de un arte que se comparte por afuera de los museos y salones de arte
Héctor Hugo Huespe, Alejandro Nahuel Condorí, Alejandro Baiud, Cristian Castro, Gallo Everywhere, Nicolás Anun, Patricia Zarate, Félix González, Nico Herrera, Ruth, Alfredo Siufi, Javier Siufi, Conie y Julieta Iturbe, Rosario Ortega, son los creadores de los murales que forman parte del programa "Pueblos vivos". La iniciativa surgió a mediados del 2014 con el objetivo de "realzar la visual del casco céntrico e inmediaciones de San Salvador de Jujuy". "Jujeño, señores!" es un proyecto de voluntariado que respalda actividades culturales y hace de intermediario entre el gobierno y los artistas o personas que realizan las actividades (bajada de recursos a otros grupos artísticos o artistas independientes que llevan a cabo distintos proyectos en la provincia).
Así se hizo La Juguetería. Y quedó una pinturita, de grandes, grandes dimensiones.


ENTREVISTA

Alejandro Condorí: "Los murales son una forma de hacer arte para todos"

Uno de los creativos de La Juguetería habló con El Tribuno de ese cotidiano transitar urbano interrumpido por el arte. En una entrevista con este medio el artista plástico Alejandro Condorí habló del proceso creativo, de los planes que tiene el grupo "Jujeño señores!" para seguir interviniendo muros de esa provincia y sobre otras aristas de este arte que es del grupo y es de todos.
Habló además de "La tejedora", un mural anterior que recibió también muchos elogios y contó que La Juguetería plantea la revalorización del juego y la inocencia del niño en estos tiempos, distintos, desde la llegada de las nuevas tecnologías.

Contame primero acerca de la historia del grupo "Jujeño, señores!"...

Los proyectos para trabajar en Jujuy a gran escala empezaron como una articulación y apertura de la Escuela de Arte a la cual pertenezco en el plantel docente y la comunidad o instituciones que por petición requerían un mural. Dos proyectos dieron el puntapié inicial, pero por la dificultad y el riesgo que representaba para los alumnos el trabajar en altura empecé a trabajar de manera independiente en representación de la escuela, respaldado por colaboradores voluntarios.

Ya pintaron otros murales en Jujuy, que también tuvieron mucho éxito... ¿Nos podés hablar acerca de ellos?

Con el primer proyecto "La tejedora", el colaborador fue Nicolás Anun y posteriormente un mural para el estadio 23 de agosto, la colaboradora fue Jacinta Aima. Gracias a la repercusión del mural de "La tejedora" por las características y la estética (representa la revalorización de los pueblos originarios y la forma distinta de plasmarlo convirtiéndolo en una intervención urbana que se extiende por los cables eléctricos en forma de lanas de colores lo hace un atractivo para la ciudad) el gobierno decidió apoyarnos en un nuevo proyecto.

Contanos sobre La Juguetería. ¿Cómo surgió la idea? ¿Que les interesaba comunicar a través de es ta gran obra?

"La Juguetería", bautizado así por la gente, plantea la revalorización del juego, la inocencia del niño, las relaciones interpersonales que en estos tiempos están cambiando por la llegada de las nuevas tecnologías. El mural fue pensado para generar una interacción entre la obra y el espectador, generando puntos donde el espectador puede pasar a ser parte de la escena. Y hoy recorre las redes sociales generando admiración.
Este proyecto representó un gran desafío por las dimensiones de la figura humana, la coherencia entre color, matices y sombras, como así también resolver las distorsiones naturales que ejerce la perspectiva sobre la obra.

Los murales son otros modos que tenemos las personas comunes de encontrarnos con el arte. Un encuentro sin querer, como un regalo en medio de un andar... ¿Cuál es tu opinión o la del grupo de esta forma de arte?

Pienso que los murales son una forma indirecta de llegar a la gente común que transita por las calles y que no acostumbra a asistir a las salas de exposiciones. Es una forma de hacer arte para todos, es por ello que creo que el mensaje debe de ser positivo y con mucho respeto.

El proceso creativo también es bien distinto a si pintaras una obra adentro de tu casa... ¿Cómo viven eso?

El proceso creativo en el caso del mural tiene generalmente tres etapas: en la primera se plantea la idea y se la adecua a la pared donde se va a trabajar dejando volar la imaginación y aprovechando los recursos que brinda el espacio; la segunda se adapta la idea pensando en las dificultades reales que pueden surgir en el lugar, inherentes a colocación de andamios, equipo de trabajo y seguridad; y la tercera etapa tiene que ver más con el carisma del artista, lo que te va dictando la pared es el sentir, la pintura. Confiar en que lo que estas pintando se ve bien de lejos y que las decisiones que tomás son las acertadas. En el caso del planteo de un cuadro, si bien juego con romper con la estructura del cuadrado, es más simple, manejo mis tiempos y genero mi espacio de comodidad para buscar la armonía de la obra.

¿Qué es lo que más disfrutás de hacer murales?

Lo que me gusta de los murales es que se llega a mucha gente, me sorprende a veces ser reconocido en la calle y ser felicitado. Eso es algo más común para un músico, pero para un plástico no tanto.

¿Qué hay en los planes del grupo? ¿Seguirán interviniendo los muros de Jujuy? ¿Y de otros lugares?

De los proyectos del grupo vamos a seguir trabajando pero sin el intermedio del proyecto Jujeño Señores!. Directamente con el gobierno, empresas e instituciones sociales no lucrativas. Individualmente tengo invitaciones para ir a un encuentro de muralistas en Carlos Pellegrini (Santa Fe) y Santiago de Chile.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora