Pocos hubieran podido predecir en 1940 el fenómeno que se desencadenaría con la aparición de los primeros luchadores enmascarados en México. Hoy, el espectáculo de lucha libre mexicana está entre las cinco atracciones más importantes que se les recomienda a los turistas que visitan el Distrito Federal, junto al Museo de Bellas Artes, el Museo de Antropología o Xochimilco.

Los gladiadores de lucha libre construyeron una narrativa en el imaginario popular del mexicano tan fuerte y tan arraigada que hoy trasciende fronteras. Para el artista visual, gestor y diseñador gráfico Pablo Martín, el tema de la máscara siempre fue una fascinación inagotable. Así fue que, sondeando e investigando, se compenetró con la lucha libre mexicana. "Comprendí la importancia de esta tradición a partir de la cual han surgido verdaderas dinastías de luchadores, cuyo anonimato detrás de la máscara se respeta a rajatabla. Y entonces se me ocurrió usar el tema como disparador para generar una muestra", le contó el artista a El Tribuno.

El resultado de esta iniciativa que Martín puso en marcha junto a su compañera Florencia Fernández Frank fue "¡Lucha libre! - Miradas al fabuloso mundo de la lucha libre mexicana", una exposición que tuvo su bautismo de fuego en noviembre de 2012 en el Palais de Glace (Buenos Aires), y que el viernes pasado se reinauguró en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta, en el marco de su itinerancia por el noroeste del país.

La muestra, que permanecerá montada en Zuviría 90 hasta fin de mes, está conformada por las obras de 34 artistas nacionales e internacionales. Entre ellos hay cuatro salteños: María Laura Buccianti, Roly Arias, Mercedes Ruiz de los Llanos y Andrés Sierra. Contiene pinturas, objetos, instalaciones, dibujos, arte textil, arte digital, collage, video instalación, historietas, obras participativas e lustraciones.

Cuando echaron a rodar este proyecto, Fernández Frank y Martín pudieron constatar que la lucha libre mexicana es motor de potentes producciones artísticas en diferentes disciplinas alrededor del mundo. "En 2011 viajamos a México, conocimos a varios artistas y los invitamos a participar de la primera edición de la muestra, que tuvo gran afluencia de público. Luego comenzaron a acercarse artistas que ya venían produciendo a partir de la lucha libre, entre ellos algunos del extranjero, como La Bolita Berlinesa, personaje creado por una artista boliviana para luchar contra el racismo y la xenofobia en Europa", detalló Fernández Frank, artista plástica, docente universitaria y timonel, junto a Pablo Martín, de Periódica Grupo de Gestión.

"¡Lucha libre!" es una propuesta que invita a sumergirse y a explorar este extraordinario mundo donde enormes hombres y mujeres eligen vestir coloridas máscaras y llevarlas tatuadas en sus rostros de por vida. El personaje desplaza a la persona real y marca el rumbo de su vida e incluso el de sus descendientes.
En la muestra, el tema de la lucha libre fue abordado de manera explícita en algunos casos, pero en muchos otros fue un disparador hacia horizontes insospechados. "Quisimos tomar la idea de la lucha no solo como un deporte, sino ampliando la mirada hacia las luchas por la liberación que todavía hoy se dan en Latinoamérica: identitarias, de género...", explicó Martín, curador de la exposición.

"De allí que la muestra incluya a artistas que en este caso no produjeron basándose específicamente en el tema de la lucha libre, pero que sí tienen posturas políticas muy fuertes. Es el caso de la obra de María Laura Buccianti y el colectivo Bien Criadas", agregó la artista.

"Las luchas pueden ser infinitas. Cada artista le encontró al tema una arista muy personal. Para nosotros el arte siempre es político, siempre implica una toma de postura. No existe un arte que no tenga un compromiso con su tiempo. Y estamos seguros de que en lo popular está la potencia para transformar la realidad. Ese cambio no va a llegar desde un espacio de poder o desde un canon de belleza", sostuvo la artista.

"¡Lucha libre!" es una muestra ecléctica que se puede transitar desde la nostalgia, rememorando al inolvidable Martín Karadagian y a los Titanes en el Ring. O se puede recorrer con el asombro de constatar que, en México, la lucha libre está increíblemente viva y presente, convertida en una pieza emblemática del folclore nacional. Y, aunque transformada en una lucrativa industria cultural, sigue siendo un reservorio de inspiración para cientos de artistas.

Los artistas que participan en “¡Lucha libre!”

Demián Flores (México), Zoveck Estudio (México), Orlando Jiménez (México), Dr. Alderete (México/Argentina), Yudi Yudoyoko (Indonesia/Uruguay), Verena Melgarejo Weinandt (Bolivia/ Alemania), Agustín González Goytia (Tucumán), Sandro Pereira (Tucumán), Camila Caram (Tucumán), Roly Arias (Salta), María Laura Buccianti (Salta), Mercedes Ruiz de los Llanos (Salta), Andrés Sierra (Salta), Javier Solari (Entre Ríos), Pablo Peisino (Córdoba), Proyecto La Estrella (Bs. As.), Sergio Langer (CABA), Tadeo Muleiro (CABA), Sergio Lamanna (CABA), Daniel Faunes (Bs. As.), Robertita (CABA), Ángel Mosquito y Federico Reggiani (Bs. As.), Alfonso Piantini (CABA), Jair Jesús Toledo (CABA), Coconuez (Mar del Plata), Acampante (Mar del Plata), Jorge Pérez (Bs. As.), Máquina de Fuego (Bs. As.), Lucía M. Prieto (CABA), María Peluso (CABA), Laura Woller (CABA), Patriccio K’pect (CABA), Florencia Fernandez Frank (CABA), Pablo Martín (CABA).


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora