El Teatro alla Scala de Milán, La Fenice de Venecia, el Avery Fischer Hall de NuevaYork, el Teatro Verdi de Firenze, el Teatro du Chatelet en París y, por supuesto, el Teatro Colón, son solo algunas de las grandes salas musicales del mundo a cuyos espectáculos asistió José Mario Carrer para después volcar su conocimiento en críticas musicales que aún realiza.
Integrante de la Asociación de Críticos Musicales de Argentina, observó con su experiencia los altibajos del escenario musical de Salta, del país y del mundo, especializándose en el género clásico, que disfruta desde su niñez en su Tucumán natal.
Hoy tiene 78 años y cuenta en su haber con más de mil críticas publicadas, decenas de ellas en el diario El Tribuno, otras en el sitio español Mundo Clásico y en el portal digital Salta21. Tal es así que su artículo más reciente es el que refiere a la presentación de la Orquesta Sinfónica por el festival Salta Jazz, porque es rara la vez que falta a algún espectáculo del cuerpo musical de la provincia. Con la intención de reunir tantas líneas, viajes, música y experiencia -en los noventa fue director general de Cultura- es que ahora lanza el segundo tomo de "La música que yo viví", esta vez con 620 páginas cuya presentación será mañana, a las 20, en la Sala Mecano de la Casa de la Cultura (Caseros 460).
El primer tomo fue publicado en 2003 y en él reunía desde su el primer artículo hasta la creación de la Orquesta Sinfónica de Salta. Ahora, en cambio, reúne los artículos que escribió entre aquel año hasta el 31 de diciembre de 2012.
"El libro comprende no solo la música académica de Salta, sino todo lo que viví en Argentina y el mundo, ya que en los últimos 30 años visité 70 ciudades", contó Carrer antes de la presentación.
"La crítica es una acción complementaria de lo más importante, que es el hecho musical. Es una guía de comprensión para quien se supone sabe menos que uno. Es importante como complemento porque de esa manera alguien dice algo más que el mero hecho en vivo", dijo sobre su particular pasión, la cual siempre complementó con su trabajo de empresario.
Violinista no profesional, también fue barítono solista en la Camerata Alter de Tucumán (Argentina) durante diez años. Carrer es un hombre de consulta, expresó sobre él en su oportunidad el maestro José Juan Botelli.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia