"Cada nombre invoca la llave de un destino único, hasta para la más humilde de las personas", señala Julio Álvarez Fleuret, el escritor que le prologa a la Negra Chagra su último disco, "Con nombre propio". En este nuevo trabajo, la cantora salteña se propuso entregar una selección de canciones que hablan de personajes reales redimidos del anonimato y del olvido por compositores como Teresa Parodi, Víctor Jara, Pepe Núñez, Francisco Madrigal, Manuel J. Castilla y el Cuchi Leguizamón... Genios todos, con ojos de búhos, siempre atentos a la singularidad del hombre y de la mujer del interior profundo.
"Con nombre propio" es un álbum conceptual en el que Chagra recrea clásicos y joyas menos conocidas de grandes autores. Temas que evocan a personajes como el Manco Arana, Jacinto Cenobio, la Pomeña, Julio Espinosa, Ña Polí, Juan Riera, Telésfora Castillo, Baldovino y Angelita Huenumán, entre otros. Nombres propios predestinados a convivir con la nobleza de las grandes palabras, gracias al aleteo incesante de la música.
Con este disco cargadito de historias ha vuelto la Negra Chagra a Salta, con la intención de cantarlo en vivo con sus músicos Leonel Iglesias (guitarra), Hernán Islas (percusión) y Adriana Leguizamón (acordeón). La artista se presentará este miércoles, a las 21, en la Casa de la Cultura (Caseros 460). El espectáculo será a beneficio de la Cooperadora del Hospital Dr. Arturo Oñativia.
El nuevo disco de la Negra Chagra es como una gran casa llena de habitaciones y de habitantes. Una elaborada construcción nominal atravesada por la música, en donde además de los personajes evocados por los compositores, están también sus afectos (en los agradecimientos y la dedicatoria). Y se suma, inevitablemente, la anécdota sobre el nombre que mejor la representa: "El disco se llama 'Con nombre propio' y yo no uso el mío prácticamente desde que nací -reflexiona la Negra, risueña-. Mi mamá había pensado ponerme Margarita Elena, pero finalmente se quedó con María Elena. A mí nunca me gustó. No me sentía identificada. En cambio 'Negra' sí me contiene por completo. Por eso lo elegí como nombre artístico. Me dicen María Elena y no me doy vuelta. Ahora, el seudónimo me da algunos problemas porque, por ejemplo, en México y en Francia tengo que aclarar que 'Negra' no es ofensivo. Ellos lo ven así. Tengo que explicar que acá es un sobrenombre común y afectuoso". La idea del disco -le cuenta a El Tribuno- fue elegir canciones que hablaran de personajes evocados por su nombre propio, su apellido o su apodo. Manuel Castilla, por ejemplo, le escribió a personas que él conoció: Maturana, Argamonte, Juan Riera... Igual Pepe Núñez, que le escribió al Manco Arana y a Baldovino. Había en estos creadores una mirada dedicada al otro que hoy se ha perdido", consideró.
Siempre a caballo entre Buenos Aires y Salta, la Negra Chagra sigue fiel a esa tradición de artistas que eligen cantar y decir: "Siempre digo: La mejor letra para la mejor música. Trato de buscar esa dualidad. Es lo ideal. Y trato de que la letra me represente. Creo que es importante tener algo para decir. Yo soy solo intérprete, no compongo, entonces le pido permiso a otros para poder expresarme a través de sus versos".
"A mí me cuesta poner en palabras mis emociones. Creo que canto porque la música es el vehículo que me permite dejar salir lo que siento", agrega a modo de confesión la Negra, la de la voz "dulce y oscura".

El recuerdo de Ana Gloria
La Negra le ha dedicado "Con nombre propio" a Ana Gloria Moya, talentosa escritora, compañera de viajes y hermana de la vida. "Yo siempre le mostraba lo que estaba haciendo. Ella participaba incluso en la elección de algunos temas y me hizo el prólogo del disco 'Pequeños testigos'. Con Ana siempre teníamos planes para reunir música y literatura. Fue duro perderla", expresó. Ana Gloria falleció en 2013.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora