Un insólito y atractivo relato que tuvo como protagonista al reconocido bombisto de Los Chalchaleros, Polo Román, acaparó la atención de todos en el programa que el Chaqueño tiene en Radio Nacional Salta, " El Chaqueño por Nacional". El estudio se vio sorprendido tras la anécdota que Polo contó cuando, sin saberlo, cantaron en la famosa estancia Nápoles del narco colombiano Pablo Escobar Gaviria.
El chalchalero contó el maratónico viaje que hicieron desde Buenos Aires hasta Colombia para tocar, sin saberlo, en el cumpleaños de la esposa de Escobar. Explicó que el Gordo Saravia lo llamó por teléfono cerca de la noche para decirle que al día siguiente tenía que levantarse muy temprano para ir a Ezeiza porque tenían que viajar hacia Colombia para cantar. Dijo que al llegar al aeropuerto de Bogotá los esperó un señor que los llevó hacia el aeropuerto de Medellín y que allí los estaban esperando otros señores en dos limusinas negras que los llevaron hacia una importante casa. "Solo sabíamos que íbamos a cantar al cumpleaños de una mujer", dijo. Agregó que al ingresar a la casa lo hicieron por un llamativo portón y que en el trayecto hacia la estancia, el chofer les contó que el dueño tenía un zoológico dentro del amplio lugar.
Siguió su relato explicando que, tras los preparativos en el pequeño escenario, comenzaron a cantar para tres o cuatro personas y que, entre esas personas, se encontraba la mujer que cumplía años. Continuó con la historia y dijo que la dama pidió una y otra vez la zamba Angélica. Luego de interpretarla varias veces, junto con otros temas, "estábamos listos para emprender el regreso, pero en ese momento apareció un señor que nos dijo: 'De aquí no se van hasta que los vea el patrón'".
"Fue en ese momento que pensamos que acá había algo raro", dijo Polo entre risas. Luego apareció un señor que "nos saludó y se presentó como Pablo Escobar: 'En ese momento nos dimos cuenta de dónde estábamos y nos quedamos helados'", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora