Conntinúan las grabaciones de "Los Ricos no piden Permiso" la nueva tira producida por Pol-ka para El Trece. El programa está protagonizado por Luciano Castro, Araceli González, Gonzalo Heredia, Agustina Cherri, Luciano Cáceres, Julieta Cardinali, la actuación especial de Juan Darthés, Sabrina Garciarena, Alberto Ajaka y las participaciones estelares de Leonor Benedetto y Raúl Taibo.

También serán de la partida Leonor Manso, Nicolás Riera, Malena Solda, Eva De Dominici, Guillermo Arengo, Miriam Odorico y Alberto Martín. Los libros son de Marcos Carnevale y la dirección corre por cuenta de Rodolfo Antúnez y Gustavo Luppi.

La historia se ubica lejos de la gran ciudad, la estancia de los Villalba se erige imponente en una amplia extensión de tierras fértiles que, generación tras generación, ha consolidado el poderío económico y el reconocimiento social de esta familia tradicional y de estirpe.

Estructurado bajo el manto matriarcal y despótico de Angélica (Norma Aleandro) -viuda de Carlos María, verdadero gestor de la fortuna familiar- el "clan Villalba" lo completan los tres hijos del matrimonio: Antonio (Juan Darthés); Ana (Sabrina Garciarena) y Agustín (Gonzalo Heredia). Antonio, el mayor, es un hombre parco que jamás pudo establecer un vínculo auténtico con su madre; por su parte Ana es poseedora de le personalidad más compleja: siempre impredecible, ha sido tildada como "la rara" de la familia. Agustín es el único que adora a su madre, que la acepta tal cual es, sin cuestionamientos de ningún tipo.

A pesar de ser tan diferentes entre sí, los descendientes y futuros herederos de la fortuna familiar guardan una similitud: ninguno logra congeniar con Lisandro (Raúl Taibo), su tío por parte de padre, un hombre ambicioso que intenta convertirse en el único administrador de todo el capital de los Villalba, incluida la fastuosa estancia. Su interés por la propiedad tiene un porqué que aún permanece solapado: la laguna que cruza el terreno esconde un secreto que podría hacer millonario a quien lo descubra.

Así, en el "mundo acomodado" de "los de arriba" se sucederá una lucha de poder por el control del patrimonio: por un lado Lisandro; por el otro, los tres hijos junto a su madre y Bernarda (Leonor Benedetto) ,hermana de Angélica, confidente de sus sobrinos y fiel gobernanta de la casa.

Pero además, existe un "universo paralelo" tras las puertas de la residencia Villalba, más precisamente en la parte inferior de la propiedad. Allí conviven los empleados de la estancia: mucamas, cocineras, capataces, peones, todos al servicio de la familia. Como contracara de los lujos y excesos de los "bien habidos", "los de abajo" viven para congraciarse con sus patrones. Incondicionales, también tomarán partido en los enfrentamientos familiares, generando enemistades y alianzas entre sus pares.

Rafael (Luciano Castro) es el flamante capataz. Trabajador incansable y responsable, su vida dará un vuelco cuando conozca a Julia (Araceli González) la nueva maestra que llega a la estancia, de quien se enamorará al instante. Pero Antonio Villalba (Darthés) también posará sus ojos en ella. Así, el primer "cruce de clases" se originará por causa del amor hacia una misma mujer.

Sin embargo, el verdadero problema que enfrentará a "ricos" y a "pobres" sobrevendrá poco después, más precisamente el día posterior al casamiento de Agustín (Heredia) con su novia Josefina (Eva De Dominici): en circunstancias poco claras, Angélica (cabeza del clan Villalba) aparecerá muerta en el trigal. Todos los indicios señalarán a Rafael, el capataz, como principal sospechoso.

Mientras se busca dilucidar quién es el verdadero responsable tras el crimen, otros "ciudadanos ilustres" del pueblo promoverán la antipatía entre propios y ajenos, como es el caso de Marcial (Luciano Cáceres), hijo del intendente, aliado de Lisandro (Taibo); y Victoria (Julieta Cardinali) una bioquímica que llegará para analizar el agua, pero que esconderá además otras intenciones...

Por su parte, la familia también tendrá que prestar atención a su servicio doméstico, en especial a Esther (Leonor Manso), jefa de cocina de la estancia y conocedora como nadie del mundo de sus patrones; y a Elena (Agustina Cherri), una nueva mucama que guarda un secreto cuya revelación podría afectar la reputación de los Villalba. Además, con su belleza, cautivará el corazón de Agustín, atreviéndose a cruzar esa línea imaginaria que tiende a dividir a "dueños" de "súbditos".

Dos mundos bien diferentes, entrelazados por amores cruzados, venganzas y traiciones al por mayor. Pero unidos por un denominador común: la búsqueda de la verdad tras el asesinato de Angélica, cueste lo que cueste.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora