"Digo libertad, digo democracia y de pronto siento que he dicho esas palabras sin haberme planteado una vez más su sentido más hondo (...) y también que muchos de los que las escuchan las están recibiendo, a su vez, como un cliché con el que todo el mundo está de acuerdo, porque esa es la naturaleza misma del cliché y del estereotipo: anteponer un lugar común a una vivencia", dijo una vez el intelectual argentino Julio Cortázar.

Él instaló desde su lugar -con vida y obra- que el arte es uno de los mayores lugares de renovación y destrucción de los clichés y de lucha contra la convención y el estereotipo.

En este camino se encuentra también el grupo La Diónisa Teatro, que este mes estrenará su segunda pieza teatral. "La política de Pablo" subirá a escena el 19 y 20 de agosto, a las 22, en el Teatro de la Fundación Salta (Gral. Güemes 434).

La comedia filosófica es un género creado por los dramaturgos salteños Carolina Beltrán y Carlos Yudi, directores de La Diónisa. "Luego de urdir y ahondar en los orígenes del teatro, la comedia filosófica es un agente que sale desde Salta y que añoramos proyectar a distintos puntos del planeta", dijo a El Tribuno Carlos Yudi.

"Lo maravilloso y original que tiene es que el género comedia no tiene por qué ser la de living, la de las revistas, o un género que suponga superficialidad"

"Se trata de un teatro contestatario, educativo, de proyección ideológica que siempre va a defender el bienestar general, el cuidado y la protección de la naturaleza y el medio ambiente. También tratamos de dar voz a las comunidades transgénero, las causas del feminismo, a los hermanos de los pueblos originarios", amplió.

Para lograrlo captan el núcleo duro de los pensadores y de los filósofos -de preferencia latinoamericanos, pero también europeos- y los hacen dialogar y convivir con la idiosincrasia salteña y del Noroeste.

"De ello sale un cóctel explosivo y en tono de comedia para que sea accesible para el público que va a ver teatro y que ellos tengan elementos para observar, analizar y revertir la realidad", definió Carlos.

"Lo maravilloso y original que tiene es que el género comedia no tiene por qué ser la de living, la de las revistas, o un género que suponga superficialidad, vacío, chicas en paños menores. Está todo bien, las mujeres siempre somos hermosas; pero no tiene por qué asociarse esto a la comedia", opinó Carolina Beltrán.

Pablo es un joven político del partido Libre Pensamiento, Equidad, Justicia y Paz que defiende el ecosistema, las causas del feminismo, el colectivo LGBT, a los hermanos de los pueblos originarios. Él está en plena campaña electoral por la gobernación y en competencia con los candidatos de los partidos La Diestra Neoliberal y Obra Celestial. A todos los invitan a debatir en un programa político de TV conducido por la periodista Roxana. Pablo confrontará con sus adversarios, quienes buscarán ridiculizarlo y convencer a la audiencia -potenciales votantes- con sus precarios argumentos.

"La comedia recorre e indaga el mundo del discurso político y su quehacer"

"La comedia recorre e indaga el mundo del discurso político y su quehacer, que no se condice muchas veces con la realidad y cuando lo hace, lo manifiesta de manera grotesca", dijo Carlos Yudi. En "La política..." se infieren tres posiciones claramente definidas. "La Diestra Neoliberal representa la expansión económica que no tiene en cuenta los factores social y humano, sino la política mercantilista", señaló Carolina.

Mientras que el partido Obra Celestial "representa a esta señora muy conservadora de los estratos sociales y de los principios religiosos, que quiere controlar a la población y tenerla sometida y callada, y se erige en consejera espiritual de quienes buscan su destino. Es la concepción de que somos animales y que debemos ser guiados como un rebaño", añadió.

Sin embargo, ambos reconocen que "lo que se ve ahora es que hay alianzas y el que tiene una inclinación política de derecha se va a aliar con el de izquierda para lograr llegar al cargo que quiera".

beltranyudi.jpg
Los autores de la obra visitaron el diario. Foto: Jan Touzeau.
Los autores de la obra visitaron el diario. Foto: Jan Touzeau.

Consultados acerca de cómo construyeron a Pablo, sacándolo del terreno de la utopía, comentaron: "Él es práctico, un personaje de acción al que no le gusta tanto decir discursos, sino que tiene una estructura y una obra. Trabaja con los niños y es consecuente con la riqueza teórica y conceptual que plantea a las personas. Él busca estrechar la brecha entre el pensar, el decir y el hacer".

Carlos y Carolina dijeron que si en algo los hizo pensar este teatro comprometido socialmente es en incluir en ministerios y como asesores a grupos minoritarios afectados por una realidad de marginación o invisibilización como el colectivo LGBT y las personas con discapacidad. "Sería bueno incluirlos en la política para que puedan dar su opinión y expresar la realidad que viven ellos y así poder transformarla", señaló Carlos. De hecho, Mary Robles, la coordinadora de ATTTA Salta (Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina) interpreta el papel de la candidata a vicegobernadora de Pablo. "Mary tiene su verdad, su conciencia, su trabajo de militancia y los toma para el libreto y lo hace propio", destacó Carolina.

La dramaturgia (literatura) como mayor forma de creación -junto con la filosofía y el arte- puede dar a pensar qué significa hoy eso de poner en común nuestro (des) acuerdo sobre el sentido del bien y el mal, de lo justo y lo injusto, por el que acaso aún hay algo a lo que podamos llamar política. Y la invitación de La Diónisa lleva implícito este significado.


El debut

La primera obra fue "La dialéctica de Zuzy", cuya protagonista era una mujer casada ceceosa, católica, conservadora y madre de trillizos.


El elenco

Los creadores de "La política de Pablo" son Carlos Yudi y Carolina Beltrán. Ellos interpretan a Pablo y Roxana. También actúan Juan Carlos Carrizo (Manuel Juan), Natalia Martínez (Amalita Peralta Ramos Alvear Anchorena), Mary Robles (Luz Divina), Carlos Arce (Roberto Roppero Puccio), Victoria Arredondo (Hermana María José), Nazareno Yudi (Jorge) y Matías Sequeira (Niño de la Calle).

Técnica: Alfonso García. Musicalización: Leandro Beltrán. Producción y arte en el escenario: Marcelo Lobato. Dirección y puesta en escena: Carlos Yudi y Carolina Beltrán.

La entrada general, a $100, está en venta en la boletería del teatro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia