"Fue hace un mes, el viernes 12 de febrero. Coincidimos en una comida con amigos en común. Ni yo sabía nada sobre él, ni él sobre mí. Cuando salimos de ahí, supimos que esto era muy fuerte y para siempre. Aún sin conocernos, esa noche supe que era él a quien yo esperaba. Era él por quien tanto recé", le confesó Isabel Macedo a principios de marzo a la revista Gente y la Rosaura de Pizarro estaba muy atenta a esta declaración. Así nació el video viral en el que Soledad Rojas (39), la humorista dentro de la Rosaura, revela, en tono de humor, la oración que habría rezado Isabel Macedo para conquistar a Juan Manuel Urtubey.

"Estaba siguiendo las noticias sobre la relación entre Macedo y Urtubey, y la verdad es que me parecen una linda pareja. Todos tenemos derecho a enamorarnos, a ser felices y a expresar el amor. Como ella declaró que había rezado por un hombre como Urtubey se me ocurrió hacer algo divertido y que no sea ofensivo para ellos -ni para nadie- y hacerlo como una celebración del amor que todos merecemos", le contó a El Tribuno. Añadió que había utilizado la música del tema tanque del último disco de Ricky Martin, "La mordidita", aprovechando la coyuntura de que el boricua actuó en Salta el lunes pasado y que la pareja, amada y criticada, estaba entre el público asistente.

Soledad es de General Pizarro, una localidad del departamento de Anta ubicada aproximadamente a 300 kilómetros de la capital. Además de humorista trabaja como guardaparque en la Reserva Nacional Pizarro.
Consultada acerca de cómo llegó a entonar el canto ancestral de la copla explicó: "Me surge de las historias que me contaban en mi familia mis abuelos y mi mamá. Ellos me dijeron que los domingos se reunían a tomar mate y cantaban coplas con las copleras que pasaban por el pueblo. Eso me quedó en la memoria".

Agregó que la vocación se le empezó a agitar en el pecho cuando conoció a María Antonieta. "Ella venía el 1 de septiembre, día de la Virgen, a General Pizarro y se subía a un cantero de la plaza y cantaba y nosotros con mi familia la escuchábamos. Me encantaba a mí y la gente se divertía mucho", dijo. La Rosaura le surgió imitándola y como un hobbie, pero nunca se había imaginado que pudiera llevarla por escenarios de los festivales grandes como la Serenata a Cafayate, donde en 2012 recibió una distinción cuando ganó la preserenata.

Mariana Carrizo, la coplera que se abrió al mundo y le restañó al género su esencia integradora y emancipadora, dijo una vez que en la copla fluye con mucha fuerza el espíritu de cada lugar. Soledad también se identifica con esta concepción. Por ello, según ella, la Rosaura es "una mujer común que cuenta la diaria a través de la copla. Las mujeres acá tienen esa chispa y ese humor que creo que es propio del lugar. Son mujeres sufridas, sacrificadas y muy trabajadoras, que realizan tareas en el campo y sacan adelante solas a sus hijos y creo que la forma de pelearla y salir adelante es el humor".

Soledad es soltera "hasta ahora, porque quizás encuentre a alguien para casarme". Vive con su mamá, Isabel Rojas (68), más conocida como Chelita, y tiene dos hermanas Mabel Centeno (45) y Belén Rojas (31). Esta última le dio tres sobrinas: Sofía (11) y las gemelas Zaira e Isabela (6).

General Pizarro no tiene más de 4.000 habitantes y por ello los vecinos de Soledad donde la cruzan le cuentan que han puesto el despertador para no perderse ninguna actuación de la Rosaura, cuando la transmiten por televisión o por radio. "Este lugar donde vivo es maravilloso. Tiene gente amable y somos buenos anfitriones. Cada vez que me subo a un escenario siento que represento a un lugar que es anónimo y que un día va a dejar de serlo. En el país uno le puede dar nombre a este lugar que tiene una reserva nacional que nos pertenece a todos", expresó y la voz se le engrosó por la emoción. Tal vez estaba recordando cuánto la empujó el cariño de los suyos para componer a la Rosaura, que por mucho tiempo vistió el poncho que el tío Félix Álvarez había heredado de su padre Eulogio, el abuelo que falleció el año pasado en General Pizarro, a los 98 años.

"Poder hacer reír a través de la copla es un don que me da la vida, heredado de la gente del pueblo. Mi gente es capaz de sacar sus emociones por medio de la copla, así sea de amor o de dolor, pero es la expresión de lo que siente", concluyó. El de Rosaura no es un talento efectivista ni repentista. Tiene raíces, algo que huelga decir al oír su impecable voz a capela.

Al ritmo de La Mordidita

“Yo le dije a Urtubey: ‘Flaco, con vos no me enredo’ y él, pobre, muy despechado, se fue a buscar a Macedo” (Hasta ahí la copla).

“Isabel rezaba y a punto estaba de no creer. No quiero a Vicuña, ni a Facundo Arana, quiero a Urtubey...
Mi Dios, prometo bailar zamba y chamamé también.
Ay, Dios, en Salta la Linda quiero amanecer.
Y haré tamales, también humitas y haré que pruebe mi empanadita.
Vamos, Diosito, dame una cita.
Él es un potro y yo soy gauchita.
A la Rosadita, a la Rosadita, a la Rosadita, con Isabelita...
Se tapa de gente y también presidente él quiero ser...
De gaucho desfila, pero se depila, muero por él.
Mi Dios, prometo bailar zamba y chamamé también.
Ay, Dios, en Salta la Linda quiero amanecer.
Y haré tamales, también humitas y haré que pruebe mi empanadita.
Vamos, Diosito, dame una cita.
Él es un potro y yo soy gauchita.
A la Rosadita, a la Rosadita, a la Rosadita, con Isabelita...”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia