El espectáculo de jerarquía de Jorge Rojas y el notable profesionalismo de Los Tekis, fueron los hechos salientes de la segunda velada de la Serenata a Cafayate. La cuadragésimo primera edición mostró un nivel increíble en la Bodega Encantada.
"Es un orgullo estar en mi tierra", dijo invitando a los presentes a cantar y a bailar. Fue allí, que junto a sus hermanos Lucio y Alfredo entonaron diversos temas, mostrado una solidez en el espectáculo montado.
La noche cafayateña tomó forma de mágica, con el increíble corazón que le puso Rojas
El destacado hizo un llamativo recorrido en su repertorio que incluyó parte de sus últimos materiales discográficos. Asistió público de todas las edades. Cada tema fue coreado por las miles de personas que asistieron al predio César Perdiguero. Las luces que acompañaron y el sonido, fueron elementos extras que se sumaron al éxito del recital.
Con la mesura que se le conoce y ese hablar de hombre tranquilo, Jorge Rojas sobre el final del espectáculo sostuvo la satisfacción que le produce su carrera día a día, y además la importancia de poder contar con dos de sus hermanos como compañeros de ruta.
Pero a la noche cafayateña no le faltó nada. El repertorio folclórico voló imaginariamente a lo largo y ancho del país, juventud y experiencia se entrelazaron en la segunda convocatoria de esta fiesta popular.
El esfuerzo y el profesionalismo inmenso con que encaran cada una de sus propuestas, seguramente son la clave de este excelente momento de Los Tekis, que se ha instalado y reafirmado como uno de los grupos folclóricos del momento.
Seba, Mauro, Pipo, Juanjo, Walter y Pucho aterrizaron con toda la alegría del carnaval de la quebrada. Con un show totalmente renovado, la agrupación jujeña repitió el asombroso éxito que logró durante la presente temporada. Desplegaron una imponente puesta en escena para dejar grabado en los espectadores, su nuevo paso por Cafayate, esa ciudad tan querida por ellos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia