El pasado jueves cerró el XXXIX Abril Cultural Salteño con el concierto "Todos juntos con Brahms", con el que la Orquesta Sinfónica de la Provincia recordó también sus 15 años de vida.

A sala llena, aunque con la notoria ausencia de funcionarios de alto rango, se interpretó la Obertura Festival Académico y el Concierto para Piano y Orquesta Nº 1 en re menor, con el piano de María Fernanda Bruno y la dirección de la cubana Yeny Delgado.

A lo largo del mes, Pro Cultura llevó adelante un programa donde se contuvieron todas las artes, incluyendo a sectores que en general están ausentes de las actividades como los reclusos de la Penitenciaría provincial.
Las muestras, los conciertos, las puestas teatrales, las proyecciones de cine, convivieron con talleres, clases y otras actividades, que sobre todo descubrieron los nuevos espacios que Salta abrió con destino a su cultura. Un punto al que se debe destacar, ya que la mayoría se trata de impulsos privados donde se comprometen recursos personales de quienes los llevan adelante.

Sin embargo en el concierto de cierre del Abril Cultural no se hizo mucha referencia a este esfuerzo. Es que el repertorio elegido para el caso es uno de los más difíciles de Brahms. Una exigencia a la que se refirió Yeny Delgado al concluir. Así que la Sinfónica comenzó a la hora prevista sin ningún discurso previo.

Según aclaró Pablo Medic, la Obertura se escribió "como agradecimiento, pero cuando Brahms trabajaba en la partitura decidió de repente escribir otra de espíritu diametralmente opuesto: "Una que llora y otra que ríe", bromeó el autor. A pesar de haber pasado una semana con gripes, la pianista y pedagoga María Fernanda Bruno llevó adelante esta difícil pieza del romanticismo con un fervor especial.

Como "yapa" del concierto y cuando llegaba su nieta portando las clásicas flores del final del concierto, Bruno regaló al público presente la "Canción de cuna" de Johannes Brahms, que el autor le dedicó a su segundo hijo, Hans. "Nos trae recuerdos a todos", rememoró la intérprete, llevándose el aplauso de pié del Teatro Provincial.

El desafío del próximo Abril

Aunque no hubo palabras de despedida, en el programa del cierre del Abril Cultural, el directorio de Pro Cultura nos recordó que “muchas aguas ha navegado este barco; tranquilas algunas, tumultuosas otras. Pero con un rumbo firme, muchas veces no tan cercano: cultura creativa y democrática para todos los ciudadanos de una ciudad ávida y exigente.

Los tiempos cambiaron y Pro Cultura Salta no es ajena a estos avatares de la modernidad, encontrándonos este Abril Cultural 2015 en un proceso de importantes y profundos cambios, de la mano de la sangre joven que renueva la institución, e incorpora la revalorización multicultural que jerarquiza la libertad creativa que ha sido nuestro faro. Este es el camino hacia el 40 Abril ‘Multi’ Cultural Salteño”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora