La semana pasada, en medio de la polémica mediática, Ariel Diwan y su hija Daiana —fruto de su relación con Mónica Medici— visitaron un local de tatoos para dejar muestra de original y -sobre todo- imborrable vínculo. Son padre e hija y se nota que tienen muy buena relación.Por este motivo, ambos signaron su piel con palabras idénticas: "La bella vita".

Hasta aquí sólo observamos una bella demostración entre dos personas que ha unido la vida y la sangre. Tal vez, justamente por esto último, el acto habría interpelado directamente a Gisela Bernal, quien habría tomado ese gesto de manera personal. Es decir, se habría sentido destinataria de este mensaje fotográfico que se exteriorizó en medio del pleito entre el empresario y la bailarina por la paternidad del hijo de ella.

Bernal, ni lenta ni perezosa, decidió responder a Diwan con una sutileza que llama la atención, más si tomamos en cuenta el derrotero mediático que no se ha detenido desde la aparición del tema. Lo cierto es que, enarbolando la máxima que reza: "Una imagen vale más que mil palabras", publicó una instantánea en Twitter de su reciente tatoo y todo parecería indicar que su ex es el receptor directo de la foto

La bailarina utilizó la red del pajarito azul y subió una foto de su propio tatuaje.El nombre de su hijo "Ian" en la muñeca. "Hijo de sangre y de piel. Hijo del alma y el corazón. Creciste en mí y haré de vos un gran hombre. Te amo siempre", escribió la blonda para acompañar el mensaje. Algunos se preguntan si estas demostraciones reflejan un amor real o son chicana mediática con niños como botín. Sólo ellos lo saben.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora