­Chist!" es una antología con los mejores y más celebrados momentos de sus espectáculos anteriores, como Mastropiero que nunca, Bromato de amonio y mucho más.

También incluye La Comisión, dos políticos inescrupulosos que modifican el Himno para su conveniencia, o Educación Sexual Moderna, impartida por un coro de monjes.

Estén donde estén, Les Luthiers llenan tanto los teatros argentinos como los del exterior, y es tan así que han sido nominados ocho veces al premio Príncipe de Asturias.

Esto habla a las claras de los 50 años de trayectoria ininterrumpida con el humor y la empatía lograda con el público que, en definitiva, es quien apuesta en cada presentación a disfrutar de un show que siempre está vigente, que tiene identidad sin importar el país donde se presente, que siempre es de excelencia.

En su paso por Salta, estos genios "loquísimos" lanzaron anoche la primera de tres funciones, ya que repetirán hoy y mañana, en el Teatro Provincial, a las 22.

Y seguramente bastante hartos de los periodistas que les hacen, en general, las mismas preguntas y por lo tanto tienen que repetir respuestas, se niegan a hablar de la vida personal y le esquivan, con todo el humor, a esa parte del interrogatorio. El Tribuno dialogó con uno de ellos, Daniel Rabinovich, sobre esta nueva propuesta.

Tres días, tres funciones en nuestra ciudad, hablan de la buena recepción del público que, en el caso de Salta los conoce y mucho. ¿Qué tiene el nuevo "­Chist!"?

Sí, es cierto, tenemos una larga relación amorosa con el público salteño, que nos hace volver cada vez con mucha ilusión. "­Chist" es una antología que nos gusta mucho, que tardamos bastante tiempo en elegir y no tanto en ensayar. Como es lógico, la elegimos entre las obras de nuestra historia que más nos gustan, de manera que el éxito era esperable. La gozamos tanto nosotros como la gente que nos ve.

¿Cómo es el proceso creativo de Les Luthiers?

Caótico, largo, complejo, a veces divertido, peleado, lleno de ilusiones...

Por ejemplo, nadie puede olvidar a Johan Sebastian Mastropiero: ¿acaso fue la idea de uno de ustedes y el resto le va sumando ideas, y así con el resto de las creaciones?

Normalmente es la idea de uno de nosotros, que la desarrolla bastante, luego alguno de los otros o el mismo autor le pone la música, después empiezan los ensayos, que normalmente los dirige el autor de la idea, y finalmente viene la prueba en vivo, durante la representación de alguno de nuestros espectáculos. Ahí están los nervios, el temor, los balbuceos, y demás delicias de los estrenos.

¿Cuál es la clave del éxito en ustedes?

Son muchas: la amistad y el compañerismo, la tarea compartida, el éxito y la aprobación de público y crítica, la posibilidad de vivir de nuestro trabajo y muchos más motivos.

Porque 50 años de aceptación de la gente es un récord indiscutido. En todos estos años, ¿qué cosas consideran que han cambiado en el grupo?

Físicamente el cambio ha sido muy grande, como es lógico, pero también aprendimos a actuar y cantar y tocar cada vez mejor.

¿Es mejor ahora que en los primeros años?

Sí, el grupo compone, y actúa mucho mejor que en los primeros años.

¿Por qué creen que la vulgaridad le ganó, al menos en TV, a la calidad en el humor?

La TV desgasta mucho, al ser vertiginoso el uso de las ideas. La posibilidad de crear algo ingenioso sin repetirlo, estirarlo y hacerlo vulgar es muy poca. Por eso la baja calidad de tantos intentos humorísticos en la TV.

Ustedes son un ejemplo de calidad creativa e interpretativa, quizá porque están en teatros y no en televisión, pero Hiperhumor y Calabró fueron buenos ejemplos de este género en TV con calidad. ¿Lo creen así?

Seguramente tendrás tantas respuestas como integrantes: cinco... En lo personal, Calabro y su "Contra" me resultaba gracioso y querible.

¿Acaso los guionistas y productores van por lo fácil por sobre lo inteligente?

No tengo idea... los guionistas de Les Luthiers son buenísimos y como somos nuestros propios productores, vamos más por lo inteligente que por lo fácil.

En 2014 estarán en el Colón con el maestro Daniel Barenboim. ¿Cómo surgió y cómo se preparan?

Nos invitó el maestro Barenboim y aceptamos gustosos. Estamos reescribiendo el texto de "La Historia del soldado" y empezaremos muy pronto los ensayos.

¿Y qué más para el año próximo?

Contestar los larguísimos cuestionarios de los periodistas que nos escriben, en especial los de El Tribuno.

Una curiosidad: ¿cómo es un día de Les Luthiers?

¿Usted está hablando en serio? ¿Tiene un par de días para escucharme?

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

RABII.jpg

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora