Dos nuevos personajes se suman a la colección "Antihéroes y Antiprincesas (para chicas y chicos)" de Editorial Chirimbote: Eduardo Galeano y Clarice Lispector, dos escritores latinoamericanos que los lectores menudos podrán conocer de la mano de Nadia Fink y Pitu Saá (ilustrador). Sacudiéndose viejos clichés de la literatura infantil, la colección "Antihéroes y Antiprincesas" invita a los chicos a dejar el "país de los arquetipos" para adentrarse en las historias de mujeres y hombres reales -y talentosos- que fueron capaces de generar cambios en la sociedad y la cultura. Así, antes de Galeano y Lispector, abordaron este particular tren Frida Khalo, Violeta Parra, Juana Azurduy y Julio Cortázar. Ni princesas desvalidas ni príncipes ocultos bajo la piel de un sapo, sino mujeres y hombres que, aún con sus limitaciones, reescribieron sus propias historias con libertad, osadía e imaginación.
El escritor uruguayo Eduardo Galeano entendía que el niño se convierte en el hombre que será por la calidad de sus experiencias. Quizás por eso, en sus textos, se ocupó de desenmascarar a un mundo que prefiere al objeto antes que al sujeto, y que enseña a luchar por tener antes que por ser. Bajo la lupa de Nadia y Pitu, el gran "cazador de historias" aparece retratado de primera mano: "La idea de este libro fue reproducir la larga entrevista que realicé con él en Montevideo, en el Café Brasilero, y algunas otras conversaciones -le contó Nadia a El Tribuno-. Era un gran cuentacuentos y elegimos destacar ese rasgo porque la narración oral parece olvidad hoy en día. Tuvimos la alegría de poder trabajar este libro junto a Helena Villagra, compañera de Eduardo durante 40 años. Ella no sólo nos corrigió y sugirió palabras y sentidos, sino que nos mostró un mundo cercano que no conocíamos".
Galeano es el "antihéroe de la palabra justa", en su doble acepción de exacta y de búsqueda de la justicia. Pero, ¿es posible acercarle a los chicos la noción de injusticia con la seriedad que ellos merecen? "Creemos que sí -asume Nadia- en la medida que no sólo la padecen sino que la ven a diario (discriminación en la escuela, pobreza, falta de trabajo, etc.). Tal vez sea un término que no utilicen directamente, pero está en lo cotidiano de la infancia o de la adultez. Eduardo Galeano hablaba particularmente de las injusticias que se intenta ocultar, esas que generan un agujerito en el sistema porque rompen lo establecido", agregó la autora de la colección.
La "antiprincesa" Clarice Lispector fue una escritora y periodista brasileña que se caracterizó por su estilo sumamente innovador. Considerada una de las escritoras brasileñas más importantes del siglo XX, Lispector siempre se inclinó por escudriñar en lo más indescifrable del ser humano: el alma. "De Clarice fuimos encontrando mucho para destacar -contó Nadia-, porque si bien se la suele tomar como una escritora 'de culto' o con una imagen muy distinguida, descubrimos una infancia muy pobre y una vida dedicada al trabajo. Fue una 'antiescritora' (como ella misma solía llamarse) que no seguía moldes y que se 'desprincesó': se casó con un diplomático y tuvo una vida de princesa en Europa, pero no le gustó (le dio náusea, la aburrió, se sintió sapo de otro pozo) y volvió a su tierra querida", detalló la autora de Antiprincesas.

Libros anteriores
La editorial argentina Chirimbote creó en 2015 la colección de biografías infantiles "Antihéroes y Antiprincesas". La serie se inauguró con gran éxito con el libro sobre la pintora mexicana Frida Kahlo. Luego siguieron la cantautora chilena Violeta Parra y la revolucionaria boliviana Juana Azurduy. Y a continuación apareció el primer "antihéroe", Julio Cortázar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora