La diseñadora gráfica Susan Schneider, viuda de Robin Williams, intenta demostrar que no le alcanza el dinero para pagar la hipoteca, el seguro y el mantenimiento de la vivienda de Tiburón, California.
Los hijos de Williams, sin embargo, creen que Schneider quiere obtener toda la herencia. Se pelean también en una corte de San Francisco por más de 300 objetos personales que dejó el cómico.
Los jóvenes no han llegado a acuerdo con Scheiner ya que no quieren que obtenga una manutención mensual.
Sumergido en una gran depresión, Williams tomó la drástica decisión de suicidarse el 11 de agosto de 2014. La autopsia reveló días después que el comediante de 63 años se quitó la vida ahorcándose con un cinturón.
La muerte del actor, que según su mujer sufría depresión y principio de mal de Parkinson, conmocionó al mundo.
Nacido en Chicago, dio vida a grandes personajes a lo largo de sus 40 años de trayectoria. Se ganó al público en cintas como Mrs. Doubtfire, Patch Adams, La sociedad de los poetas muertos y Más allá de los sueños.
Por su papel dramático en Good Will Hunting consiguó un Oscar como mejor actor de reparto en 2007.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora