Ayer, en el Hotel Alejandro I, se presentó el libro de Carlos Vernazza, "La vida es un viaje", en el que el exvicedirector del diario El Tribuno reuniera algunas notas de sus más de cien travesías por el mundo. A un mes de la desaparición de su autor, el clima de congoja aún se sentía entre los presentes, en su mayoría dueños de anécdotas con el decano periodista. Así, escuchándolas desperdigadas, podía verse a través de ellas la personalidad de Vernazza, ya que coincidían en describir sobre todo su calidad de gente.

A ese punto en especial se refirió su pareja, María Azucena Tolaba, al tomar la palabra en el acto de apertura. "Quiero decir que más allá de su calidad como escritor, antes que nada Carlos fue una buena persona", afirmó entre llantos que no pudo contener al evocarlo. "Los periodistas no saben hacer otra cosa que su oficio. Viven para él. Por eso cuando dejan la profesión sienten un gran vacío. Me gustaría pedirles a los nuevos periodistas que no abandonen a los viejos, que no los olviden en ese vacío social", solicitó, y el público la acompañó con una explosión de aplausos.

Al tomar la palabra, el periodista Antonio Oieni recordó a quien fuera uno de sus maestros. Y prefirió hacerlo sin un texto, tratando de transferir la emoción que le provocaba el recuerdo de sus enseñanzas, de su estatura humana y profesional. "Era un caballero andante", lo definió brillantemente. A la par, mencionó su memoria prodigiosa, con la que Vernazza podía indicar detalles de ciudades y países distantes como si hubiera regresado ese mismo día.

A su turno, Gregorio Caro Figueroa, excompañero de trabajo de Vernazza en la corresponsalía de El Tribuno en Buenos Aires, recordó esos años y la vehemencia de su amigo en mantener el ejercicio del periodismo limpio de sus pasiones personales. Destacó su método de indagación de la realidad, en el que todo se convertía en una fuente de datos. "Pero sobre todo entendía al periodismo como un método de educación", señaló.

Así, nos queda el testamento de una figura histórica del periodismo de Salta y del país.

Un libro para viajar por el mundo montado en sus páginas

“La vida es un viaje” reúne las notas de viajero de Vernazza. Un texto para recorrer el globo

Editado por el autor, la exactitud de este texto parte desde el título de su tapa: La vida es un viaje. Es que el “Profe” Vernazza era un viajero incansable, una persona que solo detuvo su interminable derrotero cuando el cuerpo le propuso posponer el ticket para el viaje definitivo. Desde entonces viajaba con los recuerdos, que desgranaba con alegría cuando cruzaba a sus conocidos. Incluso, fuimos testigos, recordaba con precisión calles de ciudades distantes como Berlín, con números y sendas paralelas.

Era un auténtico flâneur, término francés que significa “paseante” o “callejero”. Cerca, la palabra flânerie, se refiere a la actividad propia del flâneur: vagar por las calles, callejear sin rumbo, sin meta fija pero sin embargo abierto a todas las vicisitudes y las impresiones que le salen al paso en el camino.

Este espíritu puede sentirse en el libro póstumo de Vernazza, que se suma a la gigantesca lista de textos sobre viajes, desde que Marco Polo fuera el éxito de su época con “El libro del millón”, donde describiera sus viajes por Oriente al público veneciano. Profesor de geografía, aparte de periodista, Vernazza supo conjugar sus dos profesiones en las 209 páginas donde se reparten sus impresiones de sitios distantes entre sí como Mozambique, Aracataca o Damasco. Datos precisos sobre economía o población, por ejemplo, se dejan leer como parte de una narración completa, con fluidez y gracia.

Esa amenidad que supo lograr Vernazza para narrar lo que veía es también una clase de escritura donde las nuevas generaciones de periodistas pueden abrevar para sus propios textos. Los acompañan fotografías de los países que describe. En definitiva, sobre todo se trata de un libro para disfrutar del inmenso mundo con el que viajamos por el cosmos, con el único esfuerzo de entrar en sus páginas, en ese viaje literario.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora