Juan Carlos Dávalos, la figura de las letras de Salta, su influencia aún nos llega en el siglo XXI.

Recordando al controvertido Leopoldo Lugones, se festeja en Argentina el Día del Escritor. Labor poderosa en la creación de los símbolos que mueven a los pueblos, los escritores en Salta siempre han tenido un prestigio respetado por el hombre común. Aunque, como señala el poeta Benjamín Toro, "se escribe más de lo que se lee".

La verdad es que Salta nació con un escritor en las entrañas.
Y no es metáfora: cuando Hernando de Lerma llegó a fundarla, aquel 16 de abril de 1582, lo acompañaba Ruy Díaz de Guzmán, quien está considerado por varios autores como el primer escritor, narrador y cronista criollo nacido en el Río de la Plata. En 1612 concluyó de escribir "La Argentina", crónica de la conquista del Paraguay y del Río de la Plata, y que ha servido por mucho tiempo como principal fuente de información a los estudiosos de la historia.

San Francisco Solano también debería contarse en una primera lista. Y, según Walter Adet, en "200 años de poesía en Salta" varios vecinos locales ya trabajaban en letras de forma esporádica, como Felipe Fernández de Córdoba y Espinoza. En el siglo XVIII se destaca Filiberto de Mena, chileno salteñizado. En 1760 Francisco Javier Fernández y José Antonio Arias Rengel Hidalgo (1744-1787), autores en general de himnos religiosos. Después de la revolución, Salta cuenta con la primera novelista sudamericana: Juana Manuela Gorriti. Hija del lugarteniente de Güemes, abrirá un camino desconocido para la mujer de su época, donde brilla esa libertad a ultranza que le dio vida a la época en la que vivió.

Patriarca de las letras
En el siglo XX la figura central de las letras salteñas es sin dudas Juan Carlos Dávalos. Su acierto alumbró a varias generaciones, aún las que querían distanciarse de su influencia. Autor prolífico que tocó desde la geología, la poesía, la narración y, sobre todo, la charla erudita alrededor del tema principal de toda su obra: Salta.

Aún así, Dávalos aún no tiene el reconocimiento que le debe la cultura de nuestra provincia.
Nucleados alrededor del jujeño Raúl Galán (1913-1963), el primer manifiesto literario en Salta se autodenominó "La Carpa", aunque su origen estuviera en Tucumán. Fechado en 1944, fue redactado por Galán y suscripto por, entre otros, Manuel J. Castilla (Salta), María Adela Agudo (Santiago del Estero), María Elvira Juárez (Tucumán), y Raúl Aráoz Anzoátegui (Salta), significó una fuerte consolidación hacia lo propio, escapando, sin embargo, a las pretensiones puristas de los folclorólogos. Esa expresión "panteísta" -según Adet- cambia con la llegada de "la generación del 60" con escritores como Miguel Ángel Pérez y Jacobo Regen, más intimista.

Luego, en los 70, vendría el golpe militar y un largo silencio. Hasta la década del 80, cuando resaltan escritores más desenfadados como Juan Ahuerma. Actualmente, desoués de un breve recorrido por las librerías de la ciudad, nos damos con que el escritor salteño más vendido es Fabio Pérez Paz, con su libro "El Duende", remedo del programa que emite por Canal 11 y que trae los mitos y las leyendas de nuestra tierra. Lo sigue Abel Cornejo con "Una mirada sobre Güemes". Queda mucho por decir, autores por nombrar. Pero más que eso, mucho por leer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora