Organizada por la Universidad Nacional de San Martín y ante un público que colmó la sala Roberto Arlt, los integrantes del panel fueron desgranando sus puntos vista sobre el tema convocante: "De la escritura a la edición. Un ejercicio de comparación entre Australia y Argentina".

Chitarroni mencionó que ambos países están muy alejados pero hay coincidencias que los acercan. "Se puede armar una conspiración de las llanuras contra los poderes imperiales", dijo mientras que Indyk deslizó que la llanura enriquece la imaginación, permite soñar.

La posibilidad de una escritura que desborde las fronteras fue acotada por Almada para quien cada escritura "debe conservar su particularidad: eso es lo que la hace interesante", afirmó.
"Una escritura nacional en el sentido formador no me interesa pero pensar en nuestras variedades regionales, eso sí es interesante conservarlo", opinó Almada.

Por su parte Coetzee recordó un comentario que hizo sobre Australia: "Ahora quiere ser parte del Sur pero en el discurso de los economistas y los políticos pertenece al norte, está entre los países ricos", aguijoneó. Hay que hacer presión con los intelectuales para que vuelva al sur".

El Premio Nobel abogó por cambiar el término transnacional por prenacional y consideró que la geografía y los idiomas vinieron antes que la literatura en el sur.

Durante la charla sobrevolaron autores como Borges o Saer, las diferencias entre la lengua de la metrópolis y el interior, los pueblos originarios, una mirada compleja y enriquecedora de las culturas del sur.

Télam

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora