Por puro instinto o sentido común, el ser humano tiende a aferrarse a aquello que le hace bien. Por transferencia -y a mayor escala-, las sociedades más equilibradas promueven cambios en idéntico sentido. Desde que nació, el Programa de Orquestas y Coros para el Bicentenario generó una onda de círculos concéntricos expandidos, demostrando que la música dignifica y mejora la vida. La iniciativa promueve una concepción de la educación artística inclusiva y de calidad como derecho. Y su principal bandera ha sido el convencimiento de que la cultura para los sectores más desprotegidos no debe ser una pobre cultura. Este año, sin embargo -y a contramano de lo que indica el sentido común-, las 9 orquestas y los 9 coros salteños que integran este programa tuvieron que trabajar casi a pulmón y en medio de un mar de incertidumbre. Por eso, y para poner de manifiesto la relevancia de un proyecto que merece encontrar respuestas y garantías de continuidad, las Orquestas y Coros para el Bicentenario ofrecerán este sabado un concierto gratuito y a cielo abierto, a las 19, en la explanada del Cabildo Histórico.
"Queremos que la comunidad vea lo que estamos haciendo. Va a ser imposible reunir a todos los elencos porque hay agrupaciones del interior que no van a poder venir porque no tenemos presupuesto para trasladarlos", explicó Martín Bonilla, director de la Orquesta Cuchi Leguizamón.
Con un repertorio variado, los docentes, niños y jóvenes que vienen padeciendo los recortes presupuestarios en las áreas de cultura, imprimirán en el aire un mensaje claro y contundente: el Programa de Orquestas y Coros para el Bicentenario debe continuar y alguien debe asumir el reto de hacer primar el sentido -y el bien- común.
El concierto de mañana incluirá un repertorio con arreglos sinfónicos y corales, para que todos puedan participar. "Habrá especies musicales populares, rock, canciones africanas y cerraremos con el Himno a la Alegría, de Beethoven", anticipó Bonilla.
Cecilia Buján, directora del Coro del Milagro, remarcó por su parte: "Queremos que se entienda el valor de este programa que excede lo puramente musical y que tiene que ver con la formación en valores que impactan en el chico, en su familia y en toda la comunidad. Los niños y jóvenes aprenden a trabajar cooperativamente, a respetar la diversidad. Las orquestas y los coros son una metáfora de lo que es vivir en comunidad, con el plus de que tienen una modalidad absolutamente lúdica y de disfrute".
coro delmi.jpg
Niños de los Coros para el Bicentenario, en un encuentro en el Mercado Artesanal.
Niños de los Coros para el Bicentenario, en un encuentro en el Mercado Artesanal.

El Programa de Orquestas y Coros para el Bicentenario depende del Ministerio de Educación de la Nación, y es administrado y coordinado por el Ministerio de Educación de la Provincia de Salta. "La situación del proyecto se modificó drásticamente este año a raíz del cambio de gobierno porque hubo un recorte presupuestario importante -explicó Bonilla-. Se desarticuló la coordinación que aseguraba que los lineamientos pedagógicos fueran los mismos en todo el país y que hubiese contacto entre los docentes y elencos de las diferentes provincias. Cada orquesta y cada coro tenía un monto determinado para gastos operativos (fotocopias, insumos, merienda, transporte, arreglo de instrumentos). Este año ya no contamos con esos fondos. Tampoco hubo encuentros interprovinciales y capacitación docente, para lo cual se solía convocar a profesionales de renombre internacional. Ese era un pilar muy fuerte del programa", señaló en director de la Orquesta Cuchi Leguizamón.
Buján remarcó los objetivos esenciales del proyecto, que no se limita a la enseñanza de nociones musicales o la ejecución de instrumentos: "En este programa se conjugan la integración social y la calidad educativa. Es inclusivo porque se busca que estén todos, sin importar si tienen o no talento. La educación musical se concibe como un derecho. Acá cualquier pibe tiene derecho a cultivar la música como lenguaje artístico, de manera grupal y aprendiendo colectivamente", afirmó la docente.
El Programa de Orquestas y Coros para el Bicentenario nació en 2008 y, hasta 2015, su crecimiento había sido continuado. "Este año cada elenco tuvo que autogestionarse sin contar, por ejemplo, con dinero para el transporte de los chicos. Eso hizo que los grupos se fueran desgranando. Históricamente, desde que empezó el programa, año a año se agregaban nuevas agrupaciones. En 2016 quedó estancado e, incluso, hubo riesgo de reducción", explicó Bonilla.
"Vivimos una gran incertidumbre -agregó Cecilia Buján-. Las autoridades locales dicen que la Provincia no puede absorber el costo del programa y que sí o sí dependen de los fondos que envía Nación, que este año han sido insuficientes", subrayó.

DATOS

120 docentes

El plantel se reparte de la siguiente manera: 4 docentes por coro y 12 docentes por orquesta.

18 elencos

En Salta, el programa funciona con 9 coros y 9 orquestas a las que asis­ten más de 600 chicos.





¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora