Cristiano tomó la decisión. El desplante de la escultural modelo no pasó por una cita fallida, un amor oculto ni un oculto fanatismo por Lionel Messi Fue el cumpleaños de Dolores. ¿Qué Dolores? Dolores Aveiro, la mamá del delantero del Real Madrid. Irina rechazó asistir a la fiesta y CR7 no se lo perdonó.

Así lo aseguran medios británicos como Mirror, que detalla que la estrella de 29 años se ofendió con su chica cuando su madre cumplió los 60 y ella eligió no concurrir. Por eso pasó el Año Nuevo solo con su hijo.

El reciente ganador del Balón de Oro asistió a esa ceremonia sin la compañía de la bella rusa, y esa ausencia se notó aun más porque fue ubicado al lado de Messi, quien fue con su mujer, Antonella Rocuzzo.

Cristiano estuvo entonces acompañado por su hijo de cuatro años -que es fanático de Messi- y cuando le tocó agradecer y saludar por haber ganado el premio, mencionó a todos menos a Irina.

Parece claro que las relaciones entre Irina y Dolores, de enorme influencia sobre su hijo, nunca fueron las mejores. "Ella quiere una mujer que haga de madre de Cristiano. E Irina no estaba dispuesta a hacerlo", sintetizan las fuentes que revelaron las razones de la ruptura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora