La literatura es un espacio dinámico, donde todo se mueve y se expande. Las letras salteñas, en sus diversos géneros, son parte de ese movimiento que engrandece el acervo cultural de nuestro país año a año.

Así, la 41ª Feria Internacional del Libro fue el contexto propicio para presentar las producciones más recientes de los autores de Salta.

En el Pabellón Blanco del predio de la Rural y con una interesante concurrencia, emergieron los libros premiados en los últimos concursos literarios.

María Belén Alemán aportó su punto de vista sobre el volumen de cuentos "Dioses del fuego y otros relatos", de Fabio Martínez. Con epígrafes iniciales que citan a la Biblia y al grupo de rock Intoxicados, el autor, nacido en Campamento Vespucio, construye paisajes de abandono, con el pasado y lo cotidiano como materia viva. El libro de siete relatos que traza tensiones entre la acción y lo no dicho. Es, sin dudas, un hallazgo en la cuentística provincial.

Alemán también prestó sus palabras para hablar de la poética profunda de Fernanda Agüero. En los versos de "Entre la cruz y el barro" aparece la voz de la mujer, de la Eva multiplicada en todas las mujeres. La muerte, la identidad, la incerteza son cuestiones que atraviesan estrofas peculiares, que se pasean entre la luz y la opacidad, los corpóreo y las almas. Agüero tiene una forma de decir que vale la pena explorar y que renueva la poesía con una lírica que interpela y conmueve.

Enseguida, Rosanna Caramella se refirió a "el estilo neocolonial o la construcción del imaginario salteño" del arquitecto Roque Manuel Gómez. Se trata de un trabajo elaborado, en el que el autor hace todo un recorrido, principalmente por la ciudad, y testimonia, con gráficos las fachadas de este estilo, muy propio de Salta y que se desarrolla fundamentalmente en la primera mitad del siglo XX, siempre ligado al imaginario de lo que ha sido la provincia y Latinoamérica.

Caramella también disertó sobre "El indio urbano en la poética de Jesús Ramón Vera", de Pamela Rivera Giardinaro.

Para pequeños, grande lectores

Las letras destinadas a los más jóvenes son uno de los ejes centrales de las producciones más actuales de Salta. Así María Eugenia Carante, coordinadora por la provincia en la Feria del Libro, dialogó con El Tribuno y explicó: "'Arqueólogos, la aventura de descubrir' es un libro en el cual ha trabajado un equipo del Museo de Arqueológico de Alta Montaña. Los textos son de Fernanda Gamarra y Fernanda Zigarán, dos estudiantes de arqueología y con dibujos de Andrés Sierra. Está destinado al público infantil. Explica qué es lo que hace el arqueólogo, qué herramientas necesita, enfatiza el cuidado del patrimonio cultural propio, que en Salta es muy abundante. Es un libro interactivo con actividades complementarias con figuritas y actividades. Porque el público infantil que llega al MAAM es muy especial porque, sin perder el nivel científico hay hacer una bajada desde el discurso para interesarlos". Y añadió: "En la categoría infanto-juvenil, la obra premiada es 'Los cuentos del Picaflor para su bella Flor', de Marta Juárez, una antropóloga de Tartagal. Este libro recrea todos los mitos y leyendas wichis, pero volcado en un lenguaje infantil. Es muy interesante, son trece relatos muy atractivos. Los niños son el centro de la escena. Se trata de inculcar en ellos un importante patrimonio que pertenece a nuestra cultura, a nuestra historia. Ese es el caso de la arqueología, que se desarrolla mucho en los Valles Calchaquíes y pertenece a la cultura Diaguita y, por otro lado, el libro de Marta Juárez, que recrea a otros pueblos originarios como los wichis, matacos, chorotes, tobas y chulupíes".

Así, entre arquitectura, ensayos, arqueología, leyendas y cuentos, Salta deja su huella, no solo en la Feria, sino también en la cultura nacional.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora