Una nueva versión cinematográfica de 'Heidi' con Bruno Ganz (Adolf Hitler en 'La caída') como el abuelo de la protagonista, que se convirtió en la película más taquillera en la historia de Suiza, llega mañana a cines locales para demostrar también aquí lo que su director, el suizo-germano Alain Gsponer, presentó como 'una mirada que escapa de lo cursi'.
'La novela de 'Heidi' es un éxito en todo el mundo, pero yo sólo estaba interesado en el hecho de que se trata de una historia magnífica que todavía funciona y sobre la que pude proponer una mirada que escapa de lo cursi', subrayó Gsponer durante una entrevista con Télam.
El filme se basa puntillosamente en el texto creado por la escritora suiza Johanna Spyri para un libro para niños publicado por primera vez en 1879, que con el tiempo se convirtió en uno de los libros más leídos de la literatura suiza en el mundo, con más de 50 millones de ejemplares vendidos.
La historia de la nena huérfana que vive con su abuelo entre los Alpes suizos y halla en el pastor Pedro un compañero de andanzas vivió un auge planetario gracias a la serie animada japonesa lanzada en 1974.
La nueva visita al relato cuenta con adaptación de Petra Biondina Volpe, una impecable fotografía de Matthias Fleischer y un elenco en el que además de la estelar presencia de Ganz (suizo de 75 años) asumiendo al abuelo de Heidi permite el lucimiento de la pequeña Anuk Steffen, de 10 años, quien fue elegida entre 500 jóvenes actrices para encarnar a 'Heidi'.
Los otros niños que llevan el peso de la trama son Quirin Agrippi (como Pedro) e Isabelle Ottmann (en la piel de Klara, la hija discapacitada de un acomodado burgués que se hace amiga de Heidi cuando la protagonista es engañosamente llevada a Frankfurt).
Embed

Télam: ¿Cómo llegó el proyecto 'Heidi' a sus manos?
Alain Gsponer: Los productores suizos, Lukas Hobi y Reto Schärli, se acercaron a mí y me ofrecieron el proyecto. Le dije que no al principio porque estaba en otra cosa y no quería hacer otra película para niños, pero finalmente acepté porque me gustó mucho el guión.
T: Como cineasta ¿qué significó para usted adaptar esta novela clásica?
AG: Ya he adaptado cinco novelas para cine y estoy feliz de que al adaptar puedo captar muy bien la importancia social de los libros en cuestión. Por eso me ocupo mucho de los problemas de adaptación, pero no siento ninguna presión.
T: ¿Se sintió condicionado por el animé japonés que hizo que 'Heidi' fuera famosa en todo el mundo?
AG: 'Heidi' ya era conocida en todo el mundo antes de la serie de animé, y en lo personal recuerdo tanto la película de 1952 como, fundamentalmente, la otra serie, de 1978. Sin embargo, para esta adaptación me concentré en la novela.
T: ¿Cuál fue su contribución personal a la historia?
AG: Mi padre se crió como un agricultor de montaña en Suiza y era bastante parecido a Pedro, el pastor amigo de Heidi, porque era pobre y tuvo que comenzar a mantener a la familia a una edad muy temprana. Esta experiencia fue muy importante para mi padre y nos enseñó a todos nosotros sobre la vida en las montañas y lo que ocurría en los pueblos cercanos donde todo era tan controlado.
T:¿Cómo y cuándo surgió el nombre de Bruno Ganz para ser el abuelo de Heidi?
AG: No hay actor suizo de la edad de Bruno Ganz tan famoso o tan bueno como él. Así que Bruno fue la primera idea y también la mejor.
T: La exaltación sobre la importancia de una vida natural en desmedro de una existencia urbana ¿impacta de alguna manera en el modo de vida occidental?
-No creo que 'Heidi' haga ningún juicio de valor o ponga a la población rural por sobre el modo de vida urbano. Por un lado la vida del pueblo es demasiado restrictiva para el abuelo de Heidi, y por ello decide vivir en una cabaña solitaria entre las montañas que es el lugar adecuado para la niña pero, por ejemplo, las montañas son opresivas para el criado de Klara.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora