Precursor de la literatura fantástica, su obra goza de un amplio reconocimiento entre lectores y críticos, quienes suelen considerarlo -junto a Jorge Luis Borges y Julio Cortázar- como una de las grandes figuras nacionales del género.

Su prolífica obra incluye novelas, cuentos, poesías, ensayos y guiones de cine. Entre sus libros más conocidos están las novelas La invención de Morel (1940), El sueño de los héroes (1954), Diario de la guerra del cerdo (1969), Dormir al sol (1973) y Aventuras de un fotógrafo en La Plata (1985); entre sus libros de cuentos se destacan El lado de la sombra (1962), El gran Serafín (1967), El héroe de las mujeres (1979) e Historias desaforadas (1986). También escribió en colaboración con Borges, su gran amigo en el mundo literario, Seis problemas para don Isidro Parodi (1942), Dos Fantasías Memorables (1946), Un modelo para la muerte (1946), Crónicas de Bustos Domecq (1967) y Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1977).

El talento narrativo de Bioy Casares se evidencia en las originales tramas de sus libros, donde el misterio y los sucesos inexplicables van ganando terreno en la vida cotidiana de los personajes. Como padre del género fantástico, la mayoría de sus historias abordan la irrupción de lo desconocido y extraordinario en la rutina de los protagonistas.

La obra de Bioy Casares también fue reconocida con importantes distinciones, entre ellas, el Gran Premio de Honor de la SADE (1975), la Legión de Honor francesa (1981) y el Premio Miguel de Cervantes 1990. Asimismo, en 1986 se lo nombró Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.

Su obra literaria está más vigente que nunca, sumando lectores en todo el mundo y siendo objeto de diversos estudios y revisiones. A diferencia de lo que ocurre en sus historias fantásticas, la fascinación que producen sus libros es una realidad.


Argentina.ar

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora