Un lujo. Este martes a las 22.30, en la Casa de la Cultura, la fiesta del teatro continuará con la obra de un maestro.
Se trata de "Fui", la última producción de César Brie, uno de los grandes nombres del teatro argentino y mundial.
En este unipersonal, escrito, dirigido y protagonizado por Brie, se indaga -a través de lo que el autor define como una "falsa autobiografía"- los grandes temas comunes a todos los seres humanos: el amor, la muerte, la ausencia, el dolor y la alegría, entre otros.
En diálogo con El Tribuno, este verdadero hombre de teatro repasó su trayectoria y habló del evento.


¿Cómo se acerca al teatro?
Mis padres eran actores de teatro independiente. Sin embargo, de niño nunca quise actuar, con el tiempo esto fue cambiando y cuando terminé el secundario me metí de lleno en este arte. Dos razones me llevaron allí: primero, actuar me parecía una forma de combatir la timidez. La segunda es que encontré en el teatro un lugar para expresarme con honestidad. El teatro te obliga a estar presente en cuerpo. A pesar de ser el arte por excelencia de la actuación, no se puede mentir en el teatro.
Comenzó muy joven en una época difícil para la Argentina...
Empecé en el 71, con 19 años, en un grupo llamado "Comuna Baires". Hacíamos teatro experimental, con un componente político, pero no era la esencia de nuestro arte. Igualmente tuvimos problemas con la Triple A. Llegó el punto en que uno de mis compañeros fue raptado y torturado. A partir de eso, el grupo decidió autoexiliarse a Italia. Un tiempo después los seguí al exilio. Cuando llegó la dictadura del '76, trataron de repatriarme pero pedí ser refugiado político para no volver.
Volvió al país con la democracia...
Volví con mi ex mujer, Iben Nagel Rasmussen, quien fue primero mi maestra y luego mi esposa. Teníamos la idea de hacer algo en el país, pero finalmente decidí ir a Bolivia.
¿Por qué Bolivia?
En Argentina no supe encontrar lo que buscaba. Me instalé cerca de Sucre y comencé con lo que fue el Teatro de los Andes. La idea era la refundación de un teatro de búsqueda e investigación y, al mismo tiempo, un teatro popular que llegara a las personas.
Allí pudo enseñar su concepto del teatro...
Me interesa transmitir, enseñar a la gente, a decir, lo propio. Se transmite no solo enseñando una técnica sino también la posibilidad de que el otro reflexione sobre sí mismo. Creo en la pluralidad del teatro, donde la tradición y la vanguardia pueden coexistir.
Esa experiencia duró 20 años...
Me fui de Bolivia en 2009. A partir de dos documentales que denunciaban ataques racistas a campesinos, la gente de Sucre, que era contraria a Evo Morales, comenzó una campaña de hostigamiento. Me amenazaron e incluso agredieron. Con el tiempo también descubrí que había cosas que el Gobierno no quería que se supieran, . Así que volví a Italia.
¿Tiene pensado volver al país?
La idea de volver está. El proyecto pasa por la docencia. Me gustaría crear una compañía, con gente joven.
¿Qué espera de este festival?
Es maravilloso. Es un momento de encuentro de artistas, de ver que hacen los colegas, de encontrar viejos amigos. En el que el artista tiene la posibilidad de decir lo que tiene que decir. Los artistas somos los que decimos las cosas más incómodas, a través de la belleza.
Hablemos un poco de "Fui"
Es una obra muy personal. Indague sobre los temas familiares más comunes. Algunos son muy propios, otros son prestados o ficcionales.
Se da la casualidad que usted se presenta en un 24M...
No es una obra política. Sin embargo, no hay que olvidar que es el aniversario del comienzo del más grande genocidio de nuestra historia reciente.
¿Qué le diría a un joven que quiere hacer teatro?
Que crean en lo que hacen. Que se tiren a la pileta. Se van a cagar de hambre, pero la vida no es ganar dinero, es expresarnos y el teatro es un lugar maravilloso para eso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora