"Nunca busco nada, siempre encuentro", es la frase que mejor define a Juan Francisco Cancio Lazo, un artista cubano que encontró en Salta el lugar para crear y vivir. A medida que él fue eligiendo a esta ciudad como su lugar en el mundo, Salta lo fue tomando entre sus brazos para no dejarlo ir jamás. Después de 12 años de distancia, su hijo Alejandro, también artista, ha llegado desde Cuba para unirse a su padre en una amorosa "Confluencia", nombre que le han dado a la exposición que inauguraron recientemente en Procultura Salta, Mitre 331, y que permanecerá abierta hasta el próximo 4 de julio.

Juan Francisco Cancio lleva viviendo en Salta 14 años, se ha establecido y se siente un salteño más. Su hijo está enamorado de esta ciudad y quiere quedarse. "Durante 12 años nos comunicábamos una vez por semana y era un dolor tremendo tenerlo tan lejos. Con Alejandro acá y compartiendo el arte, me siento radiante, feliz", expresó Francisco.

La muestra tiene un total de 30 obras entre dibujos y óleos que se exponen en los dos salones de Procultura, dejando ver dos estilos muy marcados en esa confluencia. "Mi hijo tiene un estilo caricaturesco y le imprime los colores del trópico, intensos y contrastantes. Lo mío es más daliniano, con los colores más apagados, académicos. Dividimos el salón en dos y se nota mucho esa diferencia que retroalimenta la muestra. Ellos confluyen en el amor al arte por un lado, y en el surrealismo, en usar el sueño y la simbología para contar la realidad, por otro", explicó.

Agregó: "Mi pintura tiene un mensaje más político y social, mientras que las obras de Alejandro tienen un mensaje más personal". Las obras que ilustran esta página son, arriba, "La leyenda de Vueltabajo", de Francisco, basada en una leyenda familiar de los Cancio; y abajo, "La burla de los sentidos", con cientos de detalles para descubrir, de Alejandro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia