"El Colo se resume en talento, aunque la cinta de capitán la lleva el Pony; el instruido es Luis, el obstinado el Loco y la voz es Juancito", es la descripción de Sebastián Jiménez, con sus compañeros de Los Huayra, el grupo salteño que no sabe de techos y cada día adquiere mayor terreno en el circuito folclórico nacional.
"El sereno, calmo y racional del grupo es Seba", aseguró el Colo.
Acaban de cristalizar una brillante perfomance en la cuadragésimo primera edición de la Serenata a Cafayate. "Tuvimos una actuación fabuloso, con una increíble conexión con el público, en una noche compartido con Sergio Galleguillo. Noté menos gente que en ediciones anteriores pero es un mal generalizado de todos los festivales del país, incluyendo a Cosquín. Pero me queda en claro que la Serenata Jamás dejará de existir. El gran ausente fue el Chaqueño Palavecino, pero esperemos que el año próximo regrese a la Bodega Encantada porque él es parte de la magia que posee esta convocatoria popular", comentó el Colo Juan José Vasconcellos.
El canto Huayra se trasporta a distintos horizontes y durante la presente temporada su talento se desparramó en diversas citas folclóricas. "La gente nos contagia una energía muy copada. Las actuaciones cada día se incrementan de manera llamativa. Tuvimos la oportunidad de conocer nuevos lugares y por el otro lado intentamos reforzar los festivales donde ya conocían nuestra propuesta. Pero la marcha no se detiene y en marzo y abril tendremos diversos compromisos. Todos los días experimentamos sensaciones nuevas, es hermoso que la gente te reconozca en la calle y valore tu trabajo. Siempre tratamos de devolverle ese amor que nos brindan", señaló a turno el Loco Alvaro Plaza.
Los muchachos ya están seleccionado los temas que incluirán en su nueva placa discográfica. "Será bien Huayra, con la mayoría de temas propios, somos muy concientes que hubo grandes poetas y compositores en esta provincia, pero nosotros también tenemos cosas para contar. Lo cierto es que nuestra realidad es hermosa, tenemos la fortuna de conocer personas y lugares, con el privilegio de hacerlo mediante lo que más amamos: la música", sostuvo el Pony Hernando Mónico.
"La relación entre los seis es muy buena y especial, donde destacan mucho el valor humano. Siempre se busca el bienestar general y sobre todo disfrutar de lo que hacemos. El rol de nuestra familias también fue y es fudamental en la vida de Los Huayra", dijo Sebastián Jiménez.
Luis Benavídez y Juan Fuentes completan esta exitosa agrupación que nació en el Colegio Salesiano, allá en 1995, con el único sueño de escribir su propia página dentro de la historia del folclore.
Estos salteños tuvieron una maduración profesional y se convirtieron en referentes de la música para muchos jóvenes. Además, comparten un fuerte amor por lo que hacen, por eso el deseo de continuar siempre por este camino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora